Francia, abr 14 (SF).- Estaba abandonado en el ático de una casa en Toulouse, en Francia, y puede valer hasta US$135 millones. Es un cuadro que recrea la escena bíblica de Judit al momento de decapitar al general asirio Holofernes y, según sospechan los expertos, puede ser obra del pintor italiano Caravaggio (1571-1610).

[pull_quote_center]Los dueños de la vivienda donde fue hallada la pintura aseguran que se toparon con esta hace un par de años cuando investigaban una gotera en el techo de la casa.[/pull_quote_center]

Luego, el cuadro fue enviado al experto en arte Eric Turquin, quien considera que se trata de una versión de 1599 de Judit decapitando a Holofernes.

[pull_quote_center]Otra versión del mismo cuadro, que también se creyó perdida hasta su redescubrimiento en la década de 1950, se exhibe actualmente en la Galería Nacional de Arte Antiguo de Roma.[/pull_quote_center]

Expertos en el Museo de Louvre de París analizan la obra hallada en Toulouse para determinar si se trata efectivamente de una obra de Caravaggio. Sin embargo, Turquin ha dicho que «nunca habrá un consenso» sobre quién la pintó.

[pull_quote_center]Si resulta ser una obra auténtica, el gobierno de Francia tendrá la primera opción para comprarla.[/pull_quote_center]

Por lo pronto, las autoridades han establecido una prohibición para evitar que el cuadro sea sacado del país durante 30 meses.

Caravaggio, cuyo nombre real era Michelangelo Merisi, nació en 1571 o 1573 y tuvo una vida caótica y violenta. Murió en extrañas circunstancias a los 38 años.

Fue pionero de la técnica de la pintura barroca conocida como el claroscuro, caracterizada por el fuerte contraste entre la luz y las sombras.

Era conocido por su tendencia a iniciar peleas por las que con frecuencia terminaban enviándole a la cárcel e, incluso, llegó a matar a un hombre.

Cuando murió, se cree que se encontraba camino a Roma para buscar perdón tras haber pasado los últimos años de su vida huyendo de la justicia en el sur de Italia.

Comenta con tu Facebook

commentarios