Brasilia, abr 14 (SF).- Mientras la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, reafirma que luchará contra el pedido de apertura de un juicio político en su contra que tramita en el Congreso, dos partidos aliados se sumaron a la lista de ex socios de su Gobierno que votarán a favor de la acción.

El Partido Laborista Brasileño (PTB), que tiene un representante en el Gabinete, se sumó hoy a los otros de la alianza oficialista que han decidido apoyar la apertura de un juicio político con fines destituyentes contra la presidenta Dilma Rousseff.

[quote_box_center]La decisión fue anunciada por el vocero de la formación, Wilson Filho, tras una reunión en que 15 de los 19 diputados del PTB se dijeron favorables a darle luz verde al proceso en la votación que está prevista para el próximo domingo en el plenario de la Cámara baja.[/quote_box_center]

“El PTB, de forma unida, concluyó que Brasil vive la peor crisis política y económica de los últimos años y percibió que el país no tiene como reerguirse en caso de que el actual Gobierno permanezca”, afirmó Filho.

[pull_quote_center]El parlamentario dijo que la dirección del partido permitirá que los diputados que apoyan a la jefe de Estado voten contra la apertura del juicio político sin sancionarlos.[/pull_quote_center]

Agregó que la formación no ha tomado ninguna decisión sobre si abandonará el Gabinete, en el que uno de sus dirigentes, el senador Armando Monteiro, es titular del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior.

[quote_box_center]“El ministro Armando Monteiro es uno de los políticos más inteligentes del país; es un senador y el momento de expresar su opinión será cuando el juicio político llegue al Senado”, afirmó.[/quote_box_center]

La decisión de la dirección de la formación laborista fue divulgada el mismo día en que el Partido Social Democrático (PSD), liderado por el ministro de Ciudades, Gilberto Kassab, anunció que la mayoría de sus diputados se ha manifestado a favor de la posible destitución de la jefe de Estado.

[quote_box_center]Según calcula la prensa local, al menos 31 de los 38 diputados del PSD votarán por el proceso contra Rousseff, cuya base de apoyo en el Parlamento viene menguado a medida que se profundiza la crisis política.[/quote_box_center]

La jefe de Estado fue abandonada el martes por el Partido Progresista (PP), que tiene la cuarta minoría en la Cámara de Diputados y se decantó también por votar a favor de que responda a un juicio con miras a su destitución.

[quote_box_center]El PP, con 49 diputados, siguió el camino trazado por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), primera minoría con 68 escaños y que ya se apartó del Gobierno.[/quote_box_center]

Antes ya había abandonado el Gobierno el Partido Republicano Brasileño (PRB).

Si finalmente la oposición a la presidenta consigue los 342 apoyos necesarios, el proceso pasará al Senado. Allí, los 81 miembros decidirán por mayoría simple si efectivamente empieza el juicio político. Si esto sucediese, Rousseff se tendría que separar del cargo durante los 180 días que tendrá la Cámara Alta para celebrar el proceso y en ese período debería ser sustituida por el vicepresidente, que también está bajo la amenaza de un juicio político.

Comenta con tu Facebook

commentarios