Washington, abr 13 (SF).- El Buró Federal de Investigación (FBI) de EE.UU. pagó a un grupo de «hackers» profesionales para que le ayudasen a acceder al teléfono iPhone utilizado por el autor del tiroteo en la localidad californiana de San Bernardino en diciembre pasado que se cobró la vida de 14 personas.

[quote_box_center]Según publicó el Washington Post, que citó fuentes policiales no identificadas, el FBI contactó con los piratas informáticos, que hallaron un defecto de software no conocido hasta entonces y facilitaron la información a los agentes para que estos creasen una pieza de hardware que les permitió acceder al teléfono.[/quote_box_center]

El método permitió a los investigadores flanquear el código personal de cuatro dígitos sin activar un mecanismo de seguridad usado por Apple, fabricante del dispositivo, que hubiese eliminado todo el contenido del teléfono en caso de introducir códigos incorrectos más de 10 veces.

[quote_box_center]El FBI accedió al teléfono de Rizwan Farook, responsable junto a su esposa Tashfeen Malik de la muerte de 14 personas en diciembre en California, después de un largo litigio legal y de que Apple se negase a prestar su ayuda.[/quote_box_center]

Con anterioridad se especulaba que el FBI no revelaría cómo logró acceder a la información del iPhone, ya que la ley en Estados Unidos permite a las autoridades retener la fuente de información si se les suministra de forma confidencial, y proteger las metodologías de recolección de datos sensibles de inteligencia.

Comenta con tu Facebook

commentarios