Ciudad del Vaticano, abr 8 (SF).- El Papa Francisco entregó este viernes la exhortación apostólica «Amoris Laetitia», la cual surgió producto del debate que se generó en el Sínodo de la Familia.

[quote_box_center]Según indicaron los cardenales Lorenzo Baldisseri y Christoph Schoenbor, el Sumo Pontífice abrió las puertas a los divorciados que quieran volver a la Iglesia Católica, incluso dejando abierta la posibilidad de que vuelvan a la comunión.[/quote_box_center]

El líder católico utilizó citas del escritor argentino, Jorge Luis Borges, y a Jesús para resultar el matrimonio tradicional y reconocer que la vida no siempre es «perfecta», por lo que la Iglesia debería ser un lugar de acompañamiento y ayuda y no una institución que juzga.

Cortesía: AP
Cortesía: AP

[quote_box_center]»El divorcio es un mal, y es muy preocupante el crecimiento del número de divorcios. Por eso, sin duda, nuestra tarea pastoral más importante con respecto a las familias, es fortalecer el amor y ayudar a sanar las heridas, de manera que podamos prevenir el avance de este drama de nuestra época», manifestó.[/quote_box_center]

Pese a ello, Francisco rechazó el matrimonio entre personas del mismo sexo, indicando que la unión debía ser entre un hombre y una mujer, y pidiendo comprensión a la comunidad homosexual.

Aunque pidió protección a lesbianas y gays de la «injusta discriminación», exigiendo al clero no usar las «leyes morales» como si fueran armas para condenar a los fieles.

Comenta con tu Facebook

commentarios