Brasilia, abr 7 (SF).- Ejecutivos de la segunda mayor compañía de ingeniería de Brasil, Andrade Gutierrez, dijeron en un testimonio que la campaña electoral del 2014 de la presidenta Dilma Rousseff fue financiada en parte con sobornos de grandes proyectos de construcción, reportó el jueves un diario local.

[quote_box_center]Otávio Marques de Azevedo ex presidente de la empresa brasileña habría confesado, en el marco de la investigación sobre la red de corrupción en Petrobras, que millones de dólares donados legalmente a la campaña de Rousseff provenían originalmente de sobornos pagados por Andrade Gutierrez para la obtención de grandes contratos.[/quote_box_center]

El ex directivo, que está acusado de formar parte de un complejo entramado para pagar sobornos a funcionarios de la petrolera estatal mediante el uso de cuentas bancarias en el extranjero, facilitó además diversos documentos que detallaban las donaciones hechas por Andrade Gutierrez al partido de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

[quote_box_center]En 2014, la segunda mayor contratista del país donó 20 millones de reales (5,5 millones de dólares) para la campaña presidencial de Rousseff. De acuerdo con la información proporcionada por Marques, otros 10 millones de reales (2,75 millones de dólares) habrían sido donados al PT entre los años 2010 y 2012.[/quote_box_center]

Según declaró Marques en el marco de las investigaciones, este dinero procedía de desvíos que tenían su origen en contratos firmados por la constructora para la ejecución de obras como el Complejo Petroquímico de Río, la central nuclear Angra 3 o la hidroeléctrica Belo Monte.

[quote_box_center]El testimonio es parte de un acuerdo judicial con 11 ejecutivos y constituiría el mayor vínculo hasta el momento entre la extensa investigación por corrupción llamada «Operación Lava Jato» y la campaña de Rousseff, indicó Folha de S.Paulo.[/quote_box_center]

Marques de Azevedo, que actualmente se encuentra en prisión preventiva, realizó esta declaración el pasado mes de febrero como parte de un acuerdo de colaboración con la Justicia, que aún debe ser aprobado por el Supremo Tribunal Federal (STF).

[quote_box_center]Esta investigación de la que la estatal petrolera es el centro apunta a que importantes empresas brasileñas obtenían de Petrobras contratos amañados, inflaban sus valores y repartían las diferencias con ex directores de la compañía y políticos que amparaban esas maniobras.[/quote_box_center]

Por este escándalo se investiga a una veintena de grandes empresas y a medio centenar de políticos, entre quienes figuran los presidentes de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y del Senado, Renan Calheiros.

Representantes de Andrade Gutierrez y del Partido de los Trabajadores (PT) de Rousseff no respondieron de inmediato a los pedidos para que emitan comentarios. La mandataria ha negado previamente haber cometido ilícito alguno.

Comenta con tu Facebook

commentarios