Brasilia, abr 6 (SF).- El hombre que debería asumir el cargo si la presidenta Dilma Rousseff es objeto de juicio político, el vicepresidente Michel Temer, podría correr el mismo riesgo.

[quote_box_center]El juez Marco Aurelio Mello, de la Corte Suprema, dictaminó el martes que la cámara baja del Congreso debe iniciar el proceso de juicio político a Temer porque enfrenta las mismas denuncias de trasgresiones a las reglas fiscales que la presidenta.[/quote_box_center]

Mello decidió que debe crearse una comisión para examinar la solicitud de dicho proceso a Temer, el mismo que enfrenta Rousseff actualmente.

[quote_box_center]El pedido fue uno entre cuatro planteados contra Temer, todos los cuales fueron desestimados por el presidente de la cámara baja, Eduardo Cunha, aliado clave y miembro del mismo partido, así como también adversario de Rousseff. Mello dictaminó que Cunha se excedió en sus funciones al decidir archivar el caso porque determinó que carecía de méritos.[/quote_box_center]

Mientras tanto el martes, el presidente del Senado, Renan Calheiros, sugirió que las elecciones generales podrían ser una salida válida a la crisis política que paraliza el país.

Rousseff pareció rechazar la idea cuando dijo el martes: «Convenzan al Congreso y el Senado de abandonar sus mandatos. Después vengan a verme».

[quote_box_center]Los llamados a una elección general han aumentado en las últimas semanas a medida que crece la probabilidad de que la presidenta sea sometida a juicio político. Como los tres en la línea de sucesión presidencial Temer, Cunha y Calheiros están involucrados en el escándalo de corrupción en torno a la paraestatal Petrobras, muchos consideran que una elección general permitiría despejar el ambiente y empezar de cero.[/quote_box_center]

Los proponentes del plan insisten en la necesidad de resolver urgentemente la crisis por considerar que, mientras más se prolongue, más difícil será reactivar la economía nacional y reducir el desempleo y la inflación.

Comenta con tu Facebook

commentarios