Alabama, mar 28 (SF).- La monja norteamericana María Angélica de la Anunciación, fundadora de la Red Televisiva del Mundo Eterno (EWTN por sus siglas en inglés), falleció a los 92 años, por las secuelas de un derrame cerebral que sufrió hace 15 años.

[quote_box_center]Conocida para millones de televidentes, la Madre Angélica, murió el domingo de Pascua en el monasterio rural donde vivía a unos 72 kilómetros al norte de Birmingham, informó Michael P. Warsaw, presidente y director general de la EWTN.[/quote_box_center]

«La madre siempre lo ha hecho, y siempre personificará a la EWTN, la red que ella fundó. Ante la enfermedad y largas pruebas de sufrimiento, el ejemplo de alegría y perseverancia en la oración de la madre ejemplificaba el espíritu franciscano que le era tan querido. Le agradecemos a Dios por la Madre Angélica y por el regalo de su vida extraordinaria», dijo Warsaw en un comunicado de prensa el domingo por la noche.

[quote_box_center]La salud de la madre comenzó a declinar desde que sufrió una severa hemorragia cerebral la víspera de la Navidad del 2001. Jamás recuperó el habla completamente y después sufrió otros derrames cerebrales menos severos al paso de los años.[/quote_box_center]

Aunque durante años estuvo fuera de la vista pública y dejó de salir en su programa distintivo «Mother Angelica Live» («La madre Angélica en vivo»), capítulos previos del mismo continúan en la programación de Eternal Word.

[quote_box_center]Nació en Canton, Ohio, en 1923 y fue bautizada con el nombre de Rita Rizzo. A los 21 años ingresó en el monasterio de las Clarisas Pobres de la Adoración Perpetua en Cleveland y se sumó a otras monjas que viajaron al sur para abrir un nuevo monasterio en Alabama en 1962.[/quote_box_center]

Con apenas 200 dólares, comenzó a transmitir un programa de conversación religiosa desde un estudio instalado en la cochera del monasterio, en la zona suburbana de Birmingham en 1981. El programa creció hasta convertirse en la Eternal Word Television Network, que desde hace mucho tiempo tiene el visto bueno del Vaticano.

Comenta con tu Facebook

commentarios