Roma, mar 25 (SF).- Este viernes santo comenzó el tradicional rito del Vía Crucis en Roma, encabezado por el papa francisco y transmitido a todo el mundo.

En su discurso ante miles de asistentes a la ceremonia en el Coliseo de Roma, Francisco condenó «la conciencia insensible y anestesiada» de Europa ante el drama de los refugiados.

[quote_box_center]»¡Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en nuestro Mediterráneo y en el mar Egeo, convertidos en un insaciable cementerio, imagen de nuestra conciencia insensible y anestesiada!», clamó el Papa en una clara crítica al cierre de fronteras y al rechazo hacia los inmigrantes y refugiados.[/quote_box_center]

Y repudió la «violencia sin precedentes» de los terroristas islamistas, señalando que los seguidores de religiones que llevaron adelante actos de fundamentalismo o terrorismo profanan el nombre de Dios.

[quote_box_center]Es el primer servicio religioso al aire libre de Semana Santa del Pontífice ante una gran multitud desde los atentados en Bruselas que obligaron a diversos países de Europa a reforzar sus medidas de seguridad.[/quote_box_center]

Horas antes, la Policía utilizó perros detectores de explosivos durante las inspecciones que efectuó dentro y fuera de la antigua arena.

[quote_box_center]Provistas de velas y libros de oración, miles de personas asistieron a la procesión de antorchas encendidas durante la noche, en la que prevalecía un clima templado.[/quote_box_center]
Los creyentes de diversas partes del mundo se alternaron para cargar una cruz ligera a fin de recordar el sufrimiento de Jesús el día de su crucifixión.

La Policía revisó a peregrinos con aparatos detectores de metales y registró bolsas y mochilas.

Durante anteriores procesiones por el Viacrucis, los pontífices han denunciado los flagelos que azotan al mundo.

Comenta con tu Facebook

commentarios