La Habana, mar 21 (SF).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama y el cubano Raúl Castro se sentarán este lunes en el Palacio de la Revolución de La Habana, Cuba, para un encuentro histórico, ofreciendo pistas importantes sobre si el drástico cambio de Obama en su política se verá correspondido.

[quote_box_center]Obama inició el domingo la primera visita presidencial estadounidense a Cuba en casi 90 años cuando el Air Force One aterrizó en La Habana. Paseando por las grandes plazas de adoquines de La Habana Vieja con su esposa, Michelle, y sus hijas Sasha y Malia, Obama creó una imagen imborrable para cubanos y estadounidenses en el acercamiento que él y Castro buscaron con prudencia pero persistencia.[/quote_box_center]

En una entrevista con David Muir, el presidente de Estados Unidos admitió que «aún tenemos diferencias significativas en derechos humanos y libertades civiles», pero alegó que hacer el viaje en este momento «maximizará nuestra capacidad de fomentar más cambio». Obama admitió que Raúl Castro gobierna «lo que aún es un estado de un partido» que ejerce un gran control sobre su población y sofoca la disidencia.

El presidente de Estados Unidos también reveló que tiene previsto anunciar durante su visita que Google ha hecho gestiones para mejorar el acceso a internet en la isla.

[quote_box_center]Desde luego, Estados Unidos y Cuba trabajan más estrechamente ahora que en cualquier momento desde que las relaciones bilaterales se deterioraron durante la revolución cubana de 1959. Pero si bien cada vez más estadounidenses acuden a Cuba, los nuevos lazos aún no han traído el cambio que muchos cubanos esperaban tras las medidas de Obama y castro para normalizar los lazos hace 15 meses.[/quote_box_center]

Obama llegó a La Habana con la esperanza de que su visita inste a Castro a ofrecer gestos de buena fe y cambio significativo, lo que socavaría a las voces críticas que acusan a Obama de postrarse ante un gobierno autoritario.

[quote_box_center]Aunque Cuba ha autorizado que las cadenas hoteleras estadounidenses Starwood y Marriott operen en el país y ha levantado las cuotas por cambiar dólares estadounidenses, esos pasos palidecen ante las amplias reformas de Obama para reducir décadas de restricciones estadounidenses.[/quote_box_center]

En su primer día completo en Cuba, Obama tenía previsto colocar una corona floral ante el monumento a José Martí, un héroe cubano de independencia, antes de acudir a las oficinas presidenciales de Castro. Tras una serie de reuniones, los dos líderes tenían previsto dirigirse a la prensa. Los intentos de la Casa Blanca de que Castro accediera a una rueda de prensa conjunta parecieron infructuosos, y no estaba claro si aceptarían preguntas.

[quote_box_center]Obama también tenía previsto un acto con emprendedores estadounidenses y cubanos dirigido a impulsar el incipiente sector privado de Cuba. Por la noche será homenajeado con una cena de estado, un honor que muestra lo lejos que han llegado Washington y La Habana pese a sus profundas diferencias ideológicas.[/quote_box_center]

Su visita continuará el martes con un importante discurso que según las autoridades cubanas se emitirá por televisión. Antes de salir hacia Argentina, Obama tenía previsto reunirse con disidentes políticos y asistir a un juego entre los Rays de Tampa Bay, de la Major League Baseball estadounidense, y la apreciada selección cubana de béisbol.

Comenta con tu Facebook

commentarios