Moscú, mar 19 (SF).- Un avión Boeing 737-800 de la aerolínea Fly Dubai se estrelló cuando descendía en el aeropuerto de Rostov del Don, en el sur de Rusia, con 55 pasajeros a bordo, cuatro de ellos niños y 7 tripulantes, a las 00:50 GMT, informaron fuentes de los servicios de emergencia a medios locales.

[quote_box_center]El aparato sufrió el siniestro en su segunda maniobra de aterrizaje debido a la falta de visibilidad provocada por un densa niebla y el fuerte viento reinante.[/quote_box_center]

Según la lista oficial difundida por el ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia, en la aeronave viajaban 55 pasajeros, en su mayoría ciudadanos rusos que volvían de vacaciones, además de varios ucranianos, un ciudadano uzbeko y otro indio. Cuatro de los muertos son niños. Dos de los siete miembros de la tripulación eran españoles, según confirmaron en el Ministerio de Situaciones de Emergencia, que los ha identificado como Alejandro Álava Cruz y Xavier-Alejandro Curbelo Caro.

[quote_box_center]Según el consulado ruso en Dubai, en la tripulación había también un ciudadano de Rusia, otro de Chipre y otra de Colombia. Esta última, probablemente es Laura Patricia de la Cruz, que figura en la lista de los miembros de la tripulación del vuelo FZ981, difundida por el Ministerio de Situaciones de Emergencia.[/quote_box_center]

Las autoridades descartan de entrada la hipótesis de un atentado. La caja negra del avión ha sido ya localizada en el lugar de la catástrofe.

Según indicaron medios locales, el Boeing 737 realizó 12 vueltas sobre el aeropuerto tratando de quemar el combustible después del primer intento de aterrizaje.

[quote_box_center]Las autoridades descartan un posible incendio como causa del accidente, y el Comité de Instrucción confirmó que la explosión se produjo cuando el Boeing se estrelló contra la pista de aterrizaje.[/quote_box_center]

Más de un centenar de efectivos de los servicios de emergencia rusos se personaron en el lugar del siniestro para extinguir el incendio y buscar posibles supervivientes, aunque fuentes aeroportuarias consideran improbable que alguien pudiera sobrevivir.

El aeropuerto de Rostov del Don, uno de los más grandes del sur de Rusia, cerró sus puertas nada más ocurrir el accidente, por lo que los aviones que debían aterrizar en sus instalaciones fueron desviados a la ciudad de Krasnodar.

Comenta con tu Facebook

commentarios