Constanza, RD, mar 13 (SF).- En cada camino de este país encontrarás un tributo a alguna deidad protectora. Tal es el caso de «El Alto de la Virgen», en la subida a Constanza, alegórica a la Virgen de la Altagracia, madre protectora de la República Dominicana.

La carretera, aunque en perfecto estado, es típica de montañas: rodeando cordilleras, con una sola vía y subidas ininterrumpidas que obligan al cambio de mayor fuerza todo el trayecto. Pero si subes sin contratiempos encontrarás en la curva justo antes de descender a Tireo «El Alto de la Virgen».

Locales y visitantes le rinden tributo a este oasis en medio del paraíso comiendo algún chulito, tomándose un chocolate caliente con jengibre o un café y agradeciendo de paso a sus santos con un velón o una propina.

Otra peculiaridad de esta capilla es que hace poco tiempo fue quemada, supuestamente por un borracho, así que encontrarás las paredes ennegrecidas y algunas ventanas clausuradas.

Obligatorio en esta parada será tomar aire puro en la glorieta con vista panorámica del valle, en donde se mezcla la vegetación asiática con la tropical.

Si antes de llegar a La Loma tienes algún inconveniente no tendrás tiempo de que el estrés te venza, pues siempre uno o varios samaritanos acudirán en tu auxilio.

Por estos lares también hay un lugar similar en el camino a Jarabacoa, pero esa es otra historia…

Comenta con tu Facebook

commentarios