Agencias, mar 9 (SF).- La modesta agua potable podría ser la mejor bebida de dieta disponible, afirman unos científicos.

[quote_box_center]Las personas que desean reducir calorías y mejorar su dieta quizá deban plantearse beber más agua, según los investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Hallaron que los adultos que aumentaron su consumo de agua en apenas un 1 por ciento también redujeron ligeramente su consumo diario de azúcar, sal, grasa saturada y colesterol.[/quote_box_center]

«El impacto de la ingesta de agua pura sobre la dieta fue similar independientemente de la raza y la etnia, los niveles de educación e ingresos, y el estatus de peso corporal», afirmó en un comunicado de prensa de la universidad el autor del estudio, Ruopeng An, profesor de kinesiología y salud comunitaria.

[quote_box_center]Los investigadores examinaron los hábitos alimentarios de más de 18,300 adultos que participaron en un estudio liderado por el gobierno de EE. UU. Los participantes reportaron todo lo que comieron y bebieron en dos días, con un intervalo de 3 a 10 días.[/quote_box_center]

Los investigadores calcularon la cantidad de agua que cada persona bebió cada día como un porcentaje de su consumo de agua en la dieta a partir de los alimentos y las bebidas combinados. El té y el café se incluyeron en la ingesta dietética total de agua de los participantes, pero no se consideraron como agua pura.

[pull_quote_center]En promedio, los participantes consumían poco más de cuatro tazas de agua pura al día.[/pull_quote_center]

Pero el estudio encontró que los que añadieron una, dos o tres tazas de agua al día de cualquier fuente (embotellada, de la nevera, de una fuente o del grifo) consumieron entre 68 y 205 calorías menos al día. Su consumo de sodio también se redujo entre 78 y 235 gramos.

[quote_box_center]El consumo de azúcar también fue más bajo entre los que bebían más agua. Su consumo de azúcar se redujo en entre 5 y casi 18 gramos, y su ingesta de colesterol se redujo en hasta 21 gramos, según el estudio, que aparece en la edición del 1 de marzo de la revista Journal of Human Nutrition and Dietetics.[/quote_box_center]

Los efectos beneficiosos de un aumento en el consumo de agua fueron más notables en los hombres, y en los adultos jóvenes y de mediana edad. Los investigadores anotaron que esos grupos tienden a comer más calorías al día, lo que podría ayudar a explicar esa discrepancia.

Comenta con tu Facebook

commentarios