Agencias, mar 4 (SF).- La oficina del forense del condado de Fulton (Atlanta) ha emitido un comunicado hoy viernes antes de que se haga público el informe completo de la autopsia de Bobbi Kristina Brown ocho meses después de su muerte. La joven falleció el pasado mes de julio después de pasar seis meses en coma tras ser encontrada flotando boca abajo inconsciente en la bañera de su casa de Roswell.

[quote_box_center]El reporte médico confirma que la joven de 22 años murió de neumonía por encefalopatía isquémica hipóxica y ahogamiento por inmersión producto de la intoxicación por mezcla de drogas. Sin embargo, confirma que la autopsia no ha sido capaz de determinar si su muerte fue intencionada o consecuencia de un desgraciado accidente.[/quote_box_center]

Bobbi, que hoy habría cumplido 23 años, murió tres años después de que falleciera su madre, la cantante Whitney Houston, en circunstancias similares. El cuerpo sin vida de Whitney fue hallado en 2012 en la bañera de su habitación del hotel Beverly Hilton (California) antes de la ceremonia de los Grammy.

[quote_box_center]Según los análisis forenses, entre las drogas halladas en el organismo de Bobbi Kristina se encontraban alcohol, marihuana, benzoilecgonina una sustancia asociada con la cocaína, sedantes y morfina.[/quote_box_center]

Un juez de la corte del condado de Fulton ordenó revelar la autopsia, que estaba sellada desde septiembre por considerar que la exposición de las causas de muerte de la joven podían comprometer la investigación.

Comenta con tu Facebook

commentarios