Moscú, mar 1 (SF).- La entrada de la estación de metro de Oktiábrskoye Pole, situada en el noroeste de la capital rusa, se ha convertido en un lugar donde los moscovitas se acercan para recordar lo ocurrido.

[quote_box_center]La mañana del 29 de febrero Gulchejrá Bobokúlova fue detenida tras pasear con la cabeza decapitada de una niña de cuatro años a la que había asesinado poco antes, mientras gritaba «Allah akbar».[/quote_box_center]

Cientos de ramos de flores con crespones negros, peluches, chocolate y caramelos honran la memoria de la pequeña asesinada salvajemente por su cuidadora, Gulchejrá Bobokúlova, de 38 años, que exhibió en la calle la cabeza de su víctima al grito de «soy una terrorista» y «Allahu Akbar» (Dios es grande).

[quote_box_center]Tras ser detenida y pasar varias horas en comisaría, la mujer confesó el asesinato y fue llevada hasta el apartamento donde había perpetrado el horrible crimen, para participar en su reconstrucción.[/quote_box_center]

Según apuntan los primeros datos de la investigación, Bobokúlova, una uzbeka que llevaba tres años trabajando en la familia de la pequeña Nastia, asesinó a la niña y prendió fuego al apartamento cuando los padres salieron de la casa con su hijo mayor.

[quote_box_center]Además los medios rusos informaron que los padres de la niña no tenían ningún reproche por su trabajo y había cuidado de la pequeña Nastia durante casi tres años. Estaba considerada casi como un miembro de la familia.[/quote_box_center]

 

Bobokúlova trabajaba en Moscú sin permiso de trabajo. Para contratar a un migrante es necesario que este se someta a un control de las fuerzas de seguridad, realice un test de drogas y pasé por un  psiquiatra. Muchos creen que si se llegan a seguir estos pasos la tragedia se podría haber evitado.

[quote_box_center]El relación a esto, Vladímir Guteniov, vicepresidente del Comité de la Duma para la Industria, ha pedido al Servicio Federal de Migraciones que verifique si las cuidadoras migrantes cumplen con las leyes relacionadas laborales.[/quote_box_center]

La comunidad uzbeka de Moscú ha hecho un llamamiento a los medios de comunicación para pedir que no se haga hincapié en la nacionalidad de la presunta asesina.

Comenta con tu Facebook

commentarios