Sidney, feb 29 (SF).- el cardenal australiano George Pell, jefe de finanzas del Vaticano y funcionario del de más alto rango, admitió este lunes que la iglesia católica “metió la pata” respecto a los curas pederastas y prometió que no iba a “defender lo indefendible”.

[quote_box_center]Pell dijo a la Comisión Real de Australia sobre Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil que a los niños a menudo no se les creía y a los sacerdotes se los traspasaba de parroquia en parroquia.[/quote_box_center]

«La Iglesia cometió enormes errores y está trabajando para remediarlos, pero la Iglesia en muchos lugares, sobre todo en Australia, estropeó las cosas, ha decepcionado a las personas», dijo Pell través de una videoconferencia con la comisión en Sídney. «No estoy aquí para defender lo indefendible», agregó.

[quote_box_center]La investigación se centra ahora en la ciudad australiana de Ballarat, donde Pell creció y trabajó, y en cómo la iglesia negoció con las personas que denunciaron abusos de sacerdotes, muchos de ellos en los años 1970.[/quote_box_center]

“Creo que los abrumadores fallos han sido fallos más personales (…) que de las estructura”, añadió Pell.

[quote_box_center]Pell dijo varias veces que estaba al tanto de rumores y quejas sobre curas pedófilos cuando era un sacerdote joven en la década de 1970, pero que las autoridades de la Iglesia tendían a dar el beneficio de la duda a los miembros del clero, algo que reconoció estuvo mal.[/quote_box_center]

Las demandas eran a menudo desestimadas “en circunstancias absolutamente escandalosas”, subrayó Pell, para quien se buscaba proteger a la iglesia de la vergüenza.

[quote_box_center]El cardenal australiano siempre ha negado haber tenido conocimiento de abusos infantiles en Ballarat, incluyendo los perpetrados por Gerald Ridslade, considerado el peor sacerdote pederasta de Australia por haber abusado de decenas de niños durante dos décadas.[/quote_box_center]

Pell también niega haber trasladado a curas de parroquia y haber tratado de comprar el silencio de las víctimas.

Tras una década de crecientes presiones, Australia ordenó a la Comisión Real en 2012 la apertura de una investigación sobre las acusaciones de pederastia en todo el país, que involucran a iglesias, orfanatos, deportes, grupos juveniles y escuelas. Agencias

Comenta con tu Facebook

commentarios