Agencias, feb 29 (SF).- Cada cuatro años, añadimos un día más al calendario con el fin de corregir un pequeño desfase entre el calendario gregoriano y el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta completa al Sol, que en realidad es de 365 días, 5 horas y 56 minutos.

Si no añadiéramos un día completo cada cuatro años, las estaciones acabarían descompasadas del calendario, de tal manera que después de unos 700 años, en el hemisferio norte la Navidad caería en mitad del verano. Al revés, en el hemisferio sur.

Fue en el año 44 antes de Cristo, al adaptarse al calendario juliano basado en el movimiento del Sol, cuando los años pasaron a tener 365 días, divididos en doce meses de 30 o 31 días salvo febrero, con 28. Siendo conscientes los romanos de que los 365 días no eran un cálculo exacto, cada cuatro años añadían un día más al calendario.

[quote_box_center]Posteriormente, en el año 1582, el calendario gregoriano (promovido por el papa Gregorio XIII) sustituyó al juliano y ajustó un poco más el desfase que todavía existía con el calendario juliano añadiendo excepciones a los años bisiestos: no lo serán los años múltiplos de 100, salvo si son también divisibles por 400. Por este motivo, el año 1900, que debería haber sido año bisiesto, no lo fue (es múltiplo de 100 y no es divisible por 400). Y el año 2000, que es múltiplo de 100, pero también es divisible por 400, sí que lo fue. Del mismo modo, los años 2100 y 2200 no serán años bisiestos.[/quote_box_center]

El 29 de febrero son las 24 horas de más que necesitamos sumar cada cuatro años para dar una mayor exactitud a la duración astronómica de los años y lo mejor es que existen múltiples curiosidades entorno a esta fecha tan particular.

Por ejemplo, los nacidos en un 29 de febrero, conocidos como los ‘leapers’ por el término inglés Leap Year recibían en Irlanda una ayuda económica. En España, el Instituto Español de Estadística (INE) calcula que hay unas 30.000 personas nacidas el 29 de febrero.

Oficialmente, estas personas cumplen años a las 00.00 h. del 28 de febrero. Si bien ellos mismos son libres de celebrarlo cuando prefieran: el 28 de febrero o el 1 de marzo.

Este 2016 se celebra también el 400 aniversario de la muerte de dos de las figuras literarias más importantes de la historia: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Los años bisiestos coinciden además con la celebración de los Juegos Olímpicos y las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

[quote_box_center]Pese a este ajuste todavía se acumula un desfase de unos segundos, con lo que para que se acumule un día de error tendrán que pasar más de 3.200 años. Ya lo dice el dicho popular, «año bisiesto, año siniestro». De hecho, muchos sucesos históricos o catástrofes tuvieron lugar en año bisiesto: el hundimiento del Titanic (1912), el comienzo de la Guerra Civil española (1936), la guerra de Irán-Irak (1980), el inicio de la actual crisis económica (2008).[/quote_box_center]

https://youtu.be/Nx8exzFq0aY

Este 2016 es un año bisiesto y Google dedica un doodle especial a esta búsqueda. Curiosidades, mitos, y anécdotas salen a la luz para hablar de esta singular jornada que ocurre cada cuatro años.

[quote_box_center]También sonados asesinatos se produjeron en año bisiesto, como la muerte de John Lennon (1980), Martin Luther King (1968), Mahatma Gandhi (1948), Robert F. Kennedy (1968) o Indira Gandhi (1984).[/quote_box_center]

Famosos que cumplen años el 29 de febrero: Papa Pablo III (1468), Alberto V de Baviera (1528), John Byron (1692), Sir James Wilson (1812), William A. Wellman (1896), Dennis Farina (1944), René Cortázar (1952), Chucky Brown (1968), Pedro Sánchez (1972), Gioacchino Rossini (1972), Antonio Sabato Jr (1972), José Almaraz (1980), Rubén Plaza (1980), Mark Foster (1984), Lena Gerck (1988).

Comenta con tu Facebook

commentarios