Bogotá, feb 26 (SF).- Yaqueline Vásquez Sánchez y Lorena Sánchez, dos hermanas, adoptadas por familias diferentes se pudieron volver a encontrar, gracias a los análisis de ADN, 30 años después de que fueran separadas por una avalancha que arrasó con el poblado de Armero, que causó 25.000 muertos en Colombia.

[pull_quote_center]El encuentro se produjo ayer en Bogotá, precisamente en el instituto de genética en el que una prueba de ADN confirmó que eran hijas de la misma madre.[/pull_quote_center]

Lorena, originalmente llamada Zuly Janeth, siempre supo que era adoptada. Hace tres años, durante una visita a Armero, donde toda su familia murió, decidió someterse a un análisis de ADN.

[quote_box_center]Con la esperanza de encontrar a su madre biológica, la joven grabó el vídeo difundido por la Fundación, gracias al cual sus dos hermanas han logrado reencontrarse. Según Jaquelin, en el momento de la tragedia Lorena/Zuly Janeth estaba con su cuidadora. La mujer, sin noticias sobre la madre, la dio en adopción.[/quote_box_center]

Viendo a Lorena Santos en un vídeo colgado en la red social Facebook hace algunos meses, Jaquelin Sánchez pensó de inmediato que se trataba de su hermana perdida en la infancia. Veía el vídeo todos los días y cada vez me decía es mi hermana, es mi hermana, ha explicado la mujer de 39 años, durante una rueda de prensa en Bogotá.

[quote_box_center]Estas mujeres son las primeras niñas perdidas en la catástrofe que han logrado reencontrarse, según la Fundación Armando Armero. La asociación intenta poner en contacto a los supervivientes que lograron ser rescatados y separados más tarde, tras la catástrofe provocada por la erupción que destruyó la ciudad de Armero el 13 de noviembre de 1985.[/quote_box_center]

Hoy Yaqueline vive en Bogotá con sus dos hijos y Lorena en la ciudad de Ibagué con su hija. Tienen que recuperar el tiempo perdido «porque 30 años son 30 años», dijeron al unísono las dos mujeres, mientras un grupo de madres de Armero que aún no han podido encontrar a sus hijos las miraban con una mezcla de alegría y tristeza.

Comenta con tu Facebook

commentarios