Nueva York, feb 19 (SF).- Interchange, un lienzo pintado en 1955 por el holandés Willem de Kooning, y Number 17A, obra de 1948 del estadounidense Jackson Pollock, fueron adquiridas por el financista Kenneth Griffin en una cifra que para muchos puede resultar obscena: 500 millones de dólares.

El de Kooning fue vendido en 300 millones, convirtiéndose así en la obra de arte contemporáneo más cara nunca antes vendida, según revelaron las cadenas financieras CNBC y Bloomberg. Los restantes 200 correspondieron al Pollock. Ambas obras pertenecían a la Fundación David Geffen, y la venta fue realizada en la pasada primavera, pero recién fue hecha pública.

[pull_quote_center]De esa manera, Interchange iguala a Nafea faa ipoipo (¿Cuándo te casarás?), de Paul Gauguin, como la obra más valorada de la historia.[/pull_quote_center]

Griffin, fundador del fondo de cobertura Citadel, cedió las obras al Instituto de Arte de Chicago, la ciudad donde tiene su firma la sede, y allí están expuestos actualmente en la misma sala.

En 1989 Interchange ya había batido récords, al ser adquirido por el coleccionista japonés Shigeki Kameyama por 20,6 millones de dólares en una subasta en Sotheby’s en Nueva York.

Griffin, a sus 47 años, es el gestor de fondos mejor pagado de Wall Street y su fortuna personal asciende a 7.400 millones de dólares. El pasado mes de septiembre realizó la mayor operación inmobiliaria en la ciudad de Nueva York, al comprar tres plantas en el rascacielos del número 220 de Central Park South. Pagó por la propiedad 200 millones.

Comenta con tu Facebook

commentarios