México, feb 16 (SF).- El papa Francisco arribó al Aeropuerto Internacional General Francisco J. Mujica de Morelia, en el occidental estado mexicano de Michoacán, y fue recibido por centenares de personas, entre ellos el gobernador del estado, Silvano Aureoles.

[pull_quote_center]A las 8.45 hora local (16.45 GMT) el papa salió del avión y tras bajar las escaleras, pisó suelo michoacano y fue recibido por autoridades políticas y religiosas.[/pull_quote_center]

Entre ellas el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, y el arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, también miembros del Gobierno Federal.

[quote_box_center]

El papa fue recibido además por sacerdotes, monjas y seminaristas entre ovaciones mientras daba una vuelta a la pista a bordo de un carro de golf. Los seminaristas, curas y monjas no paraban de cantar y bailar al tiempo que hacían olas.

 

[/quote_box_center]Francisco inició así su cuarta jornada en México con una visita a Morelia como un guiño a la Iglesia que quiere después del sonoro regaño que lanzó el sábado a la alta jerarquía católica mexicana, cuando pidió a los obispos estar más cerca de su pueblo.

El papa Francisco realiza un llamado a sacerdotes y monjas a no paralizarse ni resignarse ante la violencia y el narcotráfico y a encontrar inspiración en otros que lucharon contra la injusticia.

[pull_quote_center]»¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad?», preguntó el pontífice durante una misa multitudinaria frente a religiosos en Morelia, capital del estado occidental de Michoacán que se ha visto marcado por la violencia y la penetración del narcotráfico.[/pull_quote_center]

El mismo papa respondió que esa tentación puede resumirse como «resignación», la cual «nos paraliza y nos impide no sólo caminar, sino también hacer camino». Pidió hacerle frente y seguir el ejemplo de otros, como Vasco de Quiroga, un obispo español que en el siglo XVI enfrentó las injusticias que vivían los indígenas.

[quote_box_center]La llegada del papa a la capital de Michoacán es vista como un gesto hacia el arzobispo de Morelia monseñor Alberto Suárez Inda, hasta ahora el único cardenal mexicano nombrado por Francisco y quien -como el papa- ha llamado a la jerarquía católica a dejar de lado sus cómodas vidas para convertirse en «pastor de sus ovejas» y acompañar a la gente en los momentos duros que pasa el país.[/quote_box_center]

La violencia está muy presente en la visita del papa a este estado del occidente de México.Michoacán es cuna de sanguinarios cárteles y un importante centro de distribución de drogas que por años estuvo dominado por el cartel de la Familia y luego el de Los Caballeros Templarios.

Comenta con tu Facebook

commentarios