San Juan, feb 5 (SF).- Puerto Rico confirmó ayer que un hombre que padece el virus del Zika ha sido diagnosticado con el síndrome de Guillain-Barré, al tiempo que se ha detectó una mujer embarazada infectada con este virus, que, aunque para la mayor parte de la población no es peligroso, se ha vinculado a malformaciones congénitas.

[quote_box_center]La secretaria del Departamento de Salud del territorio caribeño, Ana Ríus informó que «entre los casos confirmados esta semana se encuentra el de un hombre entre los 30 y 40 años de edad que aproximadamente dos semanas posterior a desarrollar el sarpullido, fue diagnosticado con Guillain-Barré».[/quote_box_center]

Ríus indicó que estos dos caso de zika se suman a otro confirmado también en el último informe semanal. Previamente ya se habían comprobado 19 casos en la isla, aunque las autoridades sanitarias insisten en que muchas veces los síntomas del virus pasan inadvertidos.

Respecto a la mujer infectada en estado de embarazo, la funcionaria no quiso hacer pública su identidad ni facilitar más detalles sobre ella, aunque sí señaló que tiene entre 25 y 35 años de edad.

[quote_box_center]»La dama actualmente cursa el primer trimestre de su embarazo y ha sido orientada sobre el posible riesgo del virus para su embarazo. Ha sido evaluada por su médico y ha solicitado que se respete su privacidad», agregó Ríus.[/quote_box_center]

El perfil del infectado en la isla por zika, según Ríus, es el de una persona de mediana edad y con prevalencia entre las mujeres, que suponen el 58 % de los afectados.

¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

Es un trastorno autoinmune que afecta al sistema nervioso y desemboca en la parálisis progresiva de los músculos del cuerpo. Comúnmente se asocia a procesos infecciosos, aunque hay pocos trabajos concluyentes en torno a esa hipótesis.

[quote_box_center]Lo que se conoce hasta ahora es que, cuando se contrae la enfermedad, el sistema inmunitario el que se encarga de proteger al cuerpo de enfermedades identificando y atacando a agentes patógenos– ataca a una parte del sistema nervioso periférico.[/quote_box_center]

Concretamente incide en la mielina, la capa aislante que cubre los nervios. Como consecuencia, los nervios se vuelven incapaces de transmitir señales con eficiencia.

Y por ello, los músculos comienzan a perder su capacidad de responder y los pacientes comienzan a sufrir debilidad.

[quote_box_center]Asimismo, el cerebro recibe menos señales sensoriales del resto del cuerpo, y por lo tanto el individuo afectado empieza a perder sensibilidad ante el calor, el dolor, las texturas y otras sensaciones.[/quote_box_center]

La insensibilidad suele empezar en los pies, y avanza hacia el resto del cuerpo, hasta el rostro.

Los síntomas pueden empeorar de manera muy rápida, a pesar de la gravedad de sus síntomas, sigue siendo una enfermedad poco extendida, la OMS estima que la incidencia anual del síndrome de Guillain-Barré oscila entre 0,4 y 4 casos por 100.000 habitantes por año.

Comenta con tu Facebook

commentarios