Agencias, ene 25 (SF).- Luego de la repercusión mundial que ha causado la detención del líder del cártel de Sinaloa, quien se fugó en julio de 2015 del penal de máxima seguridad del Altiplano, ha hecho que los lugareños de las zonas en las que fue capturado aprovechen la situación para crear recorridos para los más curiosos.

[pull_quote_center]Un nuevo suceso turístico está siendo explotado en México tras la nueva captura de Joaquín «El Chapo» Guzmán: los narco tours.[/pull_quote_center]

galeria
Cortesía: AFP

Tal es la visibilidad que tomó el tema, que la camisa con la que se lo vio en la entrevista con Sean Penn causó un furor de ventas en California, Estados Unidos.

[quote_box_center]Los narco tours son organizados, principalmente, por los taxistas que cobran alrededor de 20 dólares para llevar a los turistas a recorrer un camino que incluye el espeluznante santuario de Jesús Malverde (considerado el patrono de los narcos), los muros agujerados por las balas entre bandos enfrentados a metros del santuario o el puente donde fueron colgados los cuerpos de varios enemigos de Guzmán.[/quote_box_center]

 

Las autoridades municipales de la ciudad mexicana de Mazatlán, en el estado de Sinaloa, donde tuvo lugar la primera detención de Guzmán, no niegan que han visto crecer en más de un 15% las visitas turísticas en los últimos tiempos de visitantes que quieren conocer y fotografiarse frente al ya célebre edificio «Miramar», que ha pasado a ser el lugar más fotografiado del puerto.

Cortesía: AFP
Cortesía: AFP

[quote_box_center]La oferta insólita incluye «paquetes turísticos» que conducen hasta Culiacán, a 200 kilómetros de Mazatlán, para visitar el estacionamiento del centro comercial donde en 2008 asesinaron al «Chapito», hijo de Guzmán, o el cementerio Jardines de Humaya, también llamado el narco cementerio, el «único panteón del mundo donde todos los muertitos eran ricos», explican los taxistas a los turistas, según indicó el portal lainformacion.com.[/quote_box_center]

En dicho lugar se pueden observar mausoleos con teléfono, aire acondicionado, cámaras de vigilancia y hasta piedras preciosas incrustadas en las lápidas.

Los narco tours parecen no ser una novedad en América Latina, ya que desde hace más de dos décadas el turismo que visita Medellín tiene como uno de sus recorridos la vida del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.

Comenta con tu Facebook

commentarios