Ciudad del Vaticano, ene 21 (SF).- El Sumo Pontífice ordenó cambiar la liturgia del lavado de pies que se celebra los Jueves Santos en donde solo eran participes hombres, para que las mujeres también puedan participar en dicho acto, que hace similitud al que hizo Jesús en la Ultima Cena a su apóstoles.

[quote_box_center]En una carta enviada al prefecto de la Congregación para el Culto Divino, Robert Sarah, y difundida hoy, Francisco explica que no deberán ser elegidos sólo hombres o chicos para que se laven los pies en este rito y «pueda elegirse como participantes todos los miembros del Pueblo de Dios», es decir también mujeres o chicas.[/quote_box_center]

Francisco añade en el texto con fecha del 20 de diciembre pero hecho público hoy que así se expresa «plenamente el significado del gesto realizado por Jesús en el Cenáculo, el donarse hasta el final para salvar al mundo, su caridad sin fronteras».

En este cambio al «misal romano» de este día, Francisco recomienda que sea dada a los fieles «una adecuada explicación sobre el significado de este rito».

[quote_box_center]El Vaticano, a su vez publicó un documento de la Congregación para el Culto Divino donde entra en vigor estos cambios señalando que en este rito se encuentre representada «Cada parte del pueblo de Dios» y puedan participar «Hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, sanos, enfermos, consagrados y laicos».[/quote_box_center]

El lavatorio de los pies para la misa de «in cena Domini» del Jueves Santo preveía que se lavaran a «duodecim viros selectos» (doce hombres seleccionados).

Sin embargo, Francisco ya había puesto en practica dicha medida, cuando en el pasado Jueves Santo lavó los pies de doce presos (seis hombres y seis mujeres), los cuales cumplían condena en una cárcel romana.

Comenta con tu Facebook

commentarios