Agencias, ene 11 (SF).- La infanta Cristina y su esposo estaban citados el lunes para el comienzo de un juicio histórico en el que, por primera vez desde la restauración de la monarquía en 1975, un miembro de la familia real española afrontará cargos penales.

[quote_box_center]Cristina, de 50 años, es uno de los 18 acusados que se sentarán en el banquillo como resultado de una investigación de seis años sobre el Instituto Noos, usado, según los fiscales, para malversación de fondos.[/quote_box_center]

[quote_box_center]El caso Nóos probablemente causará el juicio más mediático de España y en él hay involucrados seis millones de euros presuntamente malversados, seis años de investigación, 76.000 folios de sumario y 18 imputados. Lo que se pretende averiguar es si Nóos, el instituto del marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, fue utilizado para desviar fondos públicos y cometer fraude fiscal.[/quote_box_center]

El caso Nóos ya ha supuesto un duro golpe para la imagen de la monarquía española e incluso provocó que Felipe VI retirase el título de duquesa de Palma a su hermana.

Cortesía: AP
Cortesía: AP

[quote_box_center]La infanta Cristina, la hermana del rey, es la cara más conocida del caso y será procesada como presunta cooperadora de dos delitos fiscales con la única acusación del sindicato Manos Limpias. Podría enfrentarse a una condena de hasta ocho años de prisión.[/quote_box_center]

La condena a la que se enfrenta su marido, Iñaki Urdangarin, es mucho mayor ya que está acusado de numerosos delitos. La Fiscalía pide una condena de 19 años y medio, Manos Limpias, más de 26.

[quote_box_center]Otros principales acusados son su socio, Diego Torres, y la esposa de este, Ana María Tejeiro. También están acusados el expresidente del gobierno balear Jaume Matas y ex altos cargos de su ejecutivo y también de las comunidades de Madrid y Valencia.[/quote_box_center]

El caso Nóos nació a raíz de un expediente encontrado por el juez José Castro en otro caso de corrupción, una casualidad que ha supuesto que por primera vez un miembro de la casa real española fuese imputado y posteriormente interpelado.

El interrogatorio de seis horas al que Castro sometió a la infanta Cristina fue uno de los momentos más importantes del caso.

Otro de los hitos del mismo fue la declaración de Iñaki Urdangarin, quien cargó toda la responsabilidad en su socio. A su vez, Diego Torres implicó a la infanta e incluso a la casa real.

Comenta con tu Facebook

commentarios