Nueva York, ene 8 (SF).- Nueva York  mostró el primer dispensario de marihuana para uso medicinal, con lo que suman 23 las entidades de Estados Unidos que regulan ya el consumo de esta hierba.

La apertura del dispensario Columbia Care ubicado en el barrio East Village de la ciudad de Nueva York- sucede 18 meses después de que el gobernador del estado, Andrew Cuomo, firmó como ley el programa que regula el uso medicinal de la marihuana en el estado.

[pull_quote_center]“El gobernador Cuomo nos dió un cronograma extremadamente ambicioso para comenzar el programa de marihuana medicinal y me complace decir que hemos logrado sus metas”, dijo Howard Zucker, comisionado estatal de Salud.[/pull_quote_center]

[pull_quote_center] “Nuestro programa asegura la disponibilidad de productos de marihuana medicinal farmacéutica para pacientes registrados, y establece controles regulatorios estrictos para la salud pública y la seguridad”.[/pull_quote_center]

[pull_quote_center]“Nosotros ganamos una de las cinco licencias en Nueva York y ya tuvimos nuestro primer cultivo legal. Ya produjimos medicinas y estamos trabajando en conjunto con el Departamento de Salud para que estén aprobadas para los pacientes”, dijo Stephen Dahmner, jefe del área médica de Vireo Health of NY, una de las empresas involucradas.[/pull_quote_center]

Se espera que en las próximas semanas otros siete dispensarios sean abiertos en el estado, aunque por el momento sólo se tiene proyectado el funcionamiento de uno de estos establecimientos dentro de la ciudad de Nueva York.

Bajo el programa, el estado puede expedir licencias hasta a cinco empresas para manufacturar productos y vender la marihuana con fines medicinales, cada una de las cuales puede operar hasta cuatro establecimientos en el estado.

[quote_box_center]La regulación aprobada en Nueva York, una de las más restrictivas en el país, no permite a los pacientes fumar la marihuana, sino solamente ingerirla, vaporizarla, emplear sus derivados basados en aceite o consumirla en forma de pastillas.[/quote_box_center]

Asimismo, los doctores sólo podrían recetarla para un limitado número de enfermedades, como cáncer, VIH-Sida, epilepsia, enfermedades neuropáticas y esclerosis múltiple, así como por el mal de Gehring, mal de Parkinson y mal de Huntigton, entre otros padecimientos.

Los pacientes que requieran la hierba obtendrán además una credencial, en que se establecerán recomendaciones y límites para su uso. Las aseguradoras médicas no están obligadas a cubrir este tipo de tratamiento.

Comenta con tu Facebook

commentarios