Agencias, ene 8 (SF).- El agregado de azúcar en los alimentos debe representar menos de 10 por ciento de las calorías diarias, de acuerdo a una pauta dietética publicada el jueves por el gobierno de Estados Unidos, que por primera vez fijó límites específicos en el consumo de dulces.

Las directrices 2015-2020, que cada cinco años lanza el Departamento de Salud y Servicios Humanos, coinciden con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

[quote_box_center]Una nueva recomendación es que el azúcar añadida debe ser el 10% de las calorías diarias. Eso es alrededor de 200 calorías al día o más o menos el equivalente a una bebida azucarada de 473 mililitros (16 onzas). La recomendación es parte de un esfuerzo más amplio por ayudar a los consumidores a identificar los azúcares añadidos de origen natural como aquellos en frutas y leche. Los azúcares añadidos generalmente agregan calorías vacías a la dieta.[/quote_box_center]

Las recomendaciones para reducir la ingesta de azúcares libres a lo largo del ciclo de vida se basan en el análisis de los últimos datos científicos. Estos datos muestran, en primer lugar, que los adultos que consumen menos azúcares tienen menor peso corporal y, en segundo lugar, que el aumento de la cantidad de azúcares en la dieta va asociado a un aumento corporal del peso.

[quote_box_center]Además, las investigaciones evidencian que los niños con los niveles más altos de consumo de bebidas azucaradas tienen más probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad que aquellos con un bajo nivel de consumo de este tipo de bebidas.[/quote_box_center]

Grupos de consumidores saludaron la publicación de la guía como un paso importante en un país en el que más de un tercio de la población adulta unos 79 millones de personas es obesa.

Las normas siguen las recomendaciones formuladas por un Comité Consultivo que en febrero pasado urgió a disminuir el consumo de carne roja, pero se ocupa menos de la ingesta de colesterol que en los últimos años.

[pull_quote_center]Las normas dietéticas 2015-2020 no incluyen consejos para limitar el colesterol de los huevos en sus sugerencias clave, que instó a la población a consumir alimentos con los más bajos niveles posibles de colesterol “en el marco de un patrón saludable de alimentación”.[/pull_quote_center]

Comer menos carne roja se relaciona con un riesgo menor de padecer enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, así como de obesidad, de diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer, indica la guía.

[pull_quote_center]También recomienda un estilo de vida saludable, que incluye ejercicio regular y una dieta basada en verduras y granos enteros. “Los consejos incluidos en las directrices dietéticas de 2015 son sanos, razonables y están basados en la ciencia”, expresó Michael Jacobson, presidente del Center for Science in the Public Interest de EE.UU.[/pull_quote_center]

Comenta con tu Facebook

commentarios