Santo Domingo, ene 7 (SF).- El presidente de la Suprema Corte de Justicia, Mariano Germán Mejía, aseguró hoy que los “accidentales inconvenientes conductuales”, que han ocurrido con algunos jueces, no constituyen el descalabro del Poder Judicial.

[pull_quote_center]“Confío en los jueces, confío en la justicia”, proclamó Germán Mejía, aunque una ínfima minoría de sus actores han violentado los principios éticos, cometiendo actos reñidos con la ley y algunas faltas cuestionables, “la gran mayoría de los jueces son muy honestos y trabajadores”, expresó en el discurso pronunciado con motivo de celebrarse hoy el Día del Poder Judicial.[/pull_quote_center]

[pull_quote_center]»Si los buenos brillaran, muchos pudiéramos decir que el Poder Judicial fuera todo luz, pero lamentablemente, uno malo hace más ruido que cien buenos», agregó.[/pull_quote_center]

Indicó que ante los hechos “dolorosos” ocurridos en los últimos meses, se han tomado las medidas que institucionalmente corresponden y que implican hacer eficiente la labor de inspección, prevención, investigación y sanción.

Germán Mejía reconoció que la justicia tiene sus fortalezas y debilidades pero, sobre todo, que es víctima de la improvisación.

[pull_quote_center]“Improvisamos una legislación procesal penal resultante de una mezcla de legislaciones de diferentes países. Ella nos obliga a que un imputado en proceso de juicio por infracciones que pueden terminar con una pena de 30 años esté llamado a permanecer en libertad por 3 años y sólo 1 año en prisión preventiva, cuando se trata de un proceso no complejo, y por 3 años y 6 meses, cuando se trata de procesos declarados complejos”, dijo.[/pull_quote_center]

También expresó que se improvisa “una legislación en la cual la medida de coerción impuesta es revisable cada tres meses, lo que facilita que cada revisión pueda caer en manos de un juez distinto, que amén del aumento de los costos de la justicia, tiene consecuencias procesales imprevisibles”.

[quote_box_center]Explicó que el Poder Judicial y el Ministerio Público son los encargados de la seguridad pública y que están obligados a garantizar la paz, por lo que deben mantenerse unidos para que la sociedad no pierda la confianza en el sector justicia, que por su función y esencia es sometida a cuestionamientos permanentes en todos los países del mundo.[/quote_box_center]

Pero pidió que no se le eche toda la culpa a la justicia y propuso que todos los actores responsables se sienten en la mesa al mismo nivel, para “discutir institucionalmente propuestas hacia la solución de las falencias descritas, para que logremos una legislación más nivelada”.

[pull_quote_center]“Hay que construir una sociedad que crea en sus jueces y desarrollar jueces que produzcan credibilidad con sus sentencias. La seguridad jurídica es vacuna contra la arbitrariedad”, puntualizó.[/pull_quote_center]

Comenta con tu Facebook

commentarios