Agencias, dic 16 (SF).- El «Maestro venerable» Licio Gelli, una de las figuras más controvertidas de la historia reciente de Italia, jefe de la logia masónica Propaganda 2, que estuvo vinculado a la dictadura militar argentina, falleció este martes a los 96 años en Arezzo, centro de Italia, anunció la familia.

[quote_box_center]Nacido 21 de abril 1919 en Pistoia, Toscana, Licio Gelli militó durante su juventud en el fascismo y fue voluntario en España para luchar junto al general Francisco Franco, por lo que fue recibido a su regreso a Italia por el mismo dictador Benito Mussolini.[/quote_box_center]

El célebre «capo» de la temida organización masónica era un anticomunista convencido, y estuvo involucrado en los numerosos escándalos políticos y financieros que sacudieron a Italia durante las décadas de los ’80 y ’90, informó AFP.

[quote_box_center]Amigo de los argentinos Juan Domingo Perón y José López Rega, estuvo vinculado con la última dictadura militar argentina (1976-1983), país del que llegó a obtener la ciudadanía y al que representó como diplomático en Italia.[/quote_box_center]

En 1981, gracias a las investigaciones de los jueces milaneses de la millonaria quiebra del Banco Ambrosiano, los italianos descubrieron la lista con los 962 nombres pertenecientes a la P2, una influyente red de políticos, jueces, empresarios, periodistas, agentes de los servicios secretos y altos militares que el «Maestro venerable» lideraba.

[pull_quote_center]Gracias a la investigación de los jueces, que duró 13 años, la logia P2 fue prohibida en 1981.[/pull_quote_center]

El nombre de Gelli apareció en casi todos los escándalos de los últimos 30 años, desde la quiebra del mayor banco de Italia de entonces, el Banco Ambrosiano, cuyo presidente, Roberto Calvi fue encontrado ahorcado bajo un puente de Londres en 1982, pasando por Tangentópolis (sobornos de las empresas) y la existencia de una estructura paramilitar secreta de nombre Gladio con el objetivo de impedir que los comunistas italianos llegarán al poder.

[quote_box_center]El poderoso líder de la P2 fue condenado por apropiarse de secretos de Estado, calumniar a magistrados e intentar desviar las investigaciones por el atentado a la estación de Bolonia en 1980.[/quote_box_center]

El exlíder de la logia más exclusiva de la masonería italiana logró fugarse de una cárcel suiza en agosto de 1983, se refugió en América del Sur, donde gozó siempre de amistades influyentes, y se entregó a la justicia en Suiza en 1987.

Según la prensa italiana también fue agente de los servicios secretos de Estados Unidos, la CIA, en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Entró a la masonería en la década de 1960, creó la logia P2 en 1970, logrando infiltrar gradualmente todas las instituciones del Estado y las altas esferas de la sociedad.

Comenta con tu Facebook

commentarios