Miami, dic 10 (SF).- Los familiares del fallecido mafioso estadounidense Meyer Lansky quieren que el gobierno cubano les devuelva el Hotel Riviera, que fue nacionalizado durante la Revolución Cubana en 1959 o al menos recibir una compensación económica, informó hoy el diario Sun Sentinel.

En la década de los 50 Lansky ayudó a convertir a Cuba en «Las Vegas del Caribe», estableciendo en la isla una floreciente industria de casinos y juego.

[quote_box_center]Después que Fidel Castro tomó el poder en enero de 1959, los casinos fueron clausurados y las propiedades estadounidenses «nacionalizadas», entre ellas el Habana Riviera de Lansky, considerado entonces uno de los mejores hoteles del mundo.[/quote_box_center]

Ahora, el gobierno cubano está dispuesto a negociar una solución de los reclamos sobre propiedades confiscadas de empresas y ciudadanos norteamericanos, cuyo valor original se calculó en $ 1.900 millones, pero que con los intereses y los años ha ascendido a unos $ 8.000 millones.

gary-roporpor

Gary Rapoport, nieto de Lansky, espera aprovechar de esta forma la apertura de relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana del último año.

[pull_quote_center]“Le quitaron por la fuerza el hotel a mi abuelo”, dijo al periódico floridiano el nieto del que fuera mano derecha de Charles “Lucky” Luciano, jefe de la Cosa Nostra en la costa oeste de Estados Unidos a mediados del siglo pasado.[/pull_quote_center]

Rapoport, de 60 años y residente en Tampa, en la costa oeste de Florida (EE.UU.), aseguró que “Cuba debe dinero a mi familia”.

[quote_box_center]Entre los hoteles y centros nocturnos de La Habana controlados por la mafia estadounidense se contaban el Cabaret Tropicana, el hotel Sevilla-Biltmore, el Capri, el Comodoro y el Deauville. Estas inversiones permitían al crimen organizado lavar su dinero mal habido lejos del ojo vigilante del Servicio de Rentas Internas de EE.UU.[/quote_box_center]

hotel-riviera

[quote_box_center]Cuando el Habana Riviera fue inaugurado en diciembre de 1957, era el mayor hotel con casinos de Cuba y el más extravagante del Caribe. Tenía aire acondicionado, lo que entonces era una rareza. La construcción del hotel de Paseo y Malecón le costó a Lansky unos 8 millones de dólares. El Riviera es actualmente administrado por el Estado cubano.[/quote_box_center]

Rapoport ha estado en contacto con abogados de Miami que se ocupan de reclamaciones de propiedades intervenidas en Cuba, así como con un individuo «bien relacionado con el gobierno cubano» que le ha dicho que podría actuar como negociador. Aún no han firmado ningún contrato.

Gary indicó que su abuelo nunca recuperó el dinero invertido en aquel hotel, que tuvo un coste cercano a los ocho millones de dólares, y que tienen documentación que demuestra que era de su propiedad.

[pull_quote_center]»Nunca presentamos una reclamación ante el gobierno, ni contratamos abogados antes, porque no creíamos que se fuera a abrir alguna vez la puerta para negociar», dice el nieto de Lansky, e hijo de Sandi Lombardo, la única hija del mafioso, también residente en Tampa. «Ahora se ha abierto».[/pull_quote_center]

El Departamento de Estado de EE.UU. y las autoridades cubanas comenzaron a negociar el martes en La Habana en torno a las añejas reclamaciones sobre bienes expropiados a ciudadanos y empresas estadounidenses, y sobre los daños que La Habana alega ocasionó el embargo al país caribeño.

Comenta con tu Facebook

commentarios