Agencias, dic 10 (SF).- Antonio Banderas y Melanie Griffith ya están oficialmente divorciados. Un juez de Los Ángeles ratificó este martes el divorcio de los actores, poniendo fin así a un proceso legal que comenzó en junio de 2014. El portal digital estadounidense «TMZ» ha tenido acceso al acuerdo económico al que han llegado, por el que Griffith recibirá una pensión compensatoria de casi 60.000 euros mensuales.

[pull_quote_center]Los documentos que ahora publica el popular portal arrojan luz sobre cómo la pareja de actores manejaba sus finanzas conyugales. Banderas y Griffith se casaron por separación de bienes en 1996, pero en el año 2004, firmaron un contrato postnupcial en régimen de gananciales. Gracias a ese acuerdo, el actor malagueño podrá quedase con el dinero que ganó antes de 2004 por películas taquilleras como Desperado, La máscara del Zorro o Spy Kids. Los beneficios que ambos generaron después de 2004 se repartirán.[/pull_quote_center]

Tras el final oficial de su matrimonio, Antonio podrá dar un paso más en el noviazgo que mantiene con Nicole Kimpel, 20 años menor que él, a quien siempre ha defendido asegurando que ella no fue la responsable de su separación.

[pull_quote_center]“Nicole no ha sido el motivo de mi divorcio. La conocí en el Festival de Cannes el año pasado, pero los dos sabíamos dónde estábamos”, aseguró el actor en una entrevista a la revista ¡HOLA![/pull_quote_center]

Antonio Banderas concluye así y de forma amistosa su segundo divorcio multimillonario, después del que firmó en 1996 con Ana Leza.

Comenta con tu Facebook

commentarios