Ciudad del Vaticano, dic 8 (SF).- El papa Francisco abrió este martes la Puerta Santa de la basílica de San Pedro, que estuvo cerrada durante casi 15 años para inaugurar el Jubileo de la Misericordia, ante miles de peregrinos.

Crédito: AFP
Crédito: AFP

[quote_box_center]En la ceremonia en el portal norte de la basílica, un ritual que tiene 500 años de antigüedad, participó también el antecesor de Francisco, el Papa emérito Benedicto XVI. El Año Santo, llamado en esta ocasión «Jubileo de la Misericordia», se prolongará hasta el 20 de noviembre de 2016 y ofrece a los creyentes un perdón general por sus pecados. La ceremonia fue transmitida en directo por televisión en numerosos países del mundo.[/quote_box_center]

Antes de abrir la Puerta Santa, el papa había oficiado junto con varios cardenales una misa a la que asistieron unas 50.000 personas en medio de una llovizna y fuertes medidas de seguridad.

Crédito: AFP
Crédito: AFP

[pull_quote_center]»¿Es esta la puerta del Señor?», preguntó el jefe de la Iglesia católica al dirigirse al portal de bronce. «Abra para mí las puertas de la justicia», agregó. En su homilía, el pontífice ensalzó el Año Santo llamándolo un «regalo de gracia».[/pull_quote_center]

[pull_quote_center]»Cruzar la Puerta Santa significa redescubrir la misericordia infinita del Padre que da la bienvenida a todos y que sale personalmente al encuentro con cada uno de ellos», afirmó Jorge Mario Bergoglio, de 78 años. Agregó que es un error pensar en Dios como alguien que castiga en vez de alguien que perdona los pecados.[/pull_quote_center]

[pull_quote_center]»Debemos poner la misericordia por encima del juicio», dijo Francisco. «La historia del pecado solo puede entenderse a la luz del amor y la misericordia de Dios. Si el pecado fuese lo único que importa, nosotros seríamos las criaturas más desesperadas».[/pull_quote_center]

Crédito: AFP
Crédito: AFP

[quote_box_center]Se movilizaron en los alrededores de la Plaza San Pedro 2.500 militares, 1000 policías y 900 voluntarios que se suman a los detectores de metales, el espacio aéreo cerrado y a las 250 cámaras de vigilancia que monitorearon la ceremonia de la que también participaron el presidente de Italia Sergio Mattarella y el primer ministro Matteo Renzi.[/quote_box_center]

[pull_quote_center]»Abandonemos toda forma de miedo y temor», pidió el Papa ante miles de fieles movilizados por el pasillo armado especialmente desde el Castel Sant’ Angelo a través de la Via della Conciliazione, y aseguró: «Cruzar hoy la Puerta Santa nos compromete a hacer nuestra la misericordia del Buen Samaritano».[/pull_quote_center]

A partir del próximo domingo también podrán abrir sus Puertas Santas todas las catedrales en el mundo. El papa quiere que el «Jubileo de la Misericordia» se pueda celebrar en todo el mundo. Durante su reciente visita a la República Centroafricana, Francisco ya había abierto una Puerta Santa, la de la catedral de Bangui.

El papa, de 78 años, con el rostro serio y algo cansado, celebró la misa desde un altar instalado frente a la explanada ante cientos de cardenales, obispos y sacerdotes, además de fieles, muchos de ellos provenientes de toda Italia.

Comenta con tu Facebook

commentarios