Miami, nov 30 (SF).- La Guardia Costera repatrió a 108 inmigrantes cubanos que habían intentado llegar ilegalmente a Estados Unidos por mar y que fueron interceptados en siete operaciones distintas en aguas del Estrecho de Florida, informó este lunes esa institución.

Los cubanos que viajaban en embarcaciones ” precarias ” o ” rústicas ” fueron trasladados el domingo a el puerto de Bahía de Cabaña , en la costa noroeste de Cuba.

[pull_quote_center]“Estas repatriaciones son el resultado de siete operaciones en aguas del sur del Estrecho de Florida”, y en ellas se interceptaron a “cubanos que intentaban entrar ilegalmente en territorio estadounidense”, señalaron los guardacostas en un comunicado.[/pull_quote_center]

La Guardia Costera y otras agencias patrullan por mar y aire “muy activamente” para “detectar y detener la inmigración marítima ilegal e insegura”.

[pull_quote_center]“La seguridad de la vida en el mar es siempre la prioridad de los guardacostas”, subrayaron.[/pull_quote_center]

Mark Fedor, del distrito séptimo de la Guardia Costera, ha reiterado que “las misiones y operaciones de los guardacostas en aguas del sureste de Florida permanecen sin cambios”, al tiempo que ha instado a la población “a que no se arroje al océano en precarias embarcaciones. Es ilegal y extremadamente peligroso”, puso de relieve.

[pull_quote_center]Se privilegia a los cubanos que tocan territorio en Estados Unidos con la Ley de Ajuste Cubano de 1966 y su política de ” pies secos-pies mojados “, mientras que los otros son deportados a la isla.[/pull_quote_center]

Durante el pasado período fiscal, entre el 1 de octubre de 2014 y el pasado 30 de septiembre, han sido 4.462 las personas interceptadas en el océano, según la Guardia Costera.

[quote_box_center]A estos inmigrantes se suman más de 43.000 cubanos que llegaron durante ese mismo periodo por varios puertos de entrada de Estados Unidos, entre ellos aeropuertos y cruces en la frontera con México, lo que supuso un aumento de más del 77 % con respecto al periodo anterior.[/quote_box_center]

La pelea dejó a unos 2.000 cubanos varados en asilos y campamentos improvisados para migrantes en la provincia de Guanacaste, fronteriza con Nicaragua. El grupo cada vez se hace más grande: decenas de personas llegan a diario.

Justo hoy, representantes de los dos países mantienen en Washington una nueva edición de su diálogo bianual sobre migración, que comenzó hace dos décadas para combatir la migración ilegal y facilitar el flujo regular de personas.

 

Comenta con tu Facebook

commentarios