Antalya, Turquía,  nov 16 (SF).- Los 20 principales países industrializados y emergentes, que representan al menos dos tercios de la población mundial, han condenado al unísono el terrorismo internacional. “La religión no debe ser instrumentalizada por terroristas”, dice el comunicado conjunto de los reunidos en la ciudad Antalya.

[pull_quote_center]Los puntos clave de esta declaración, giran sobre la condena «en los términos más duros posibles», los «detestables» ataques terroristas en París el 13 de noviembre y en Ankara el 10 de octubre. «Son una afrenta inaceptable contra toda la humanidad”.[/pull_quote_center]

“Nos mantenemos unidos en la lucha contra el terrorismo. La proliferación de organizaciones terroristas y el aumento significativo a nivel global de actos de terrorismo socavan directamente mantener la paz y seguridad internacional y ponen en peligro nuestros esfuerzos de fortalecer la economía global y asegurar el desarrollo y crecimientos sostenibles”, asegura el texto.

Crédito: AP
Crédito: AP

[quote_box_center]La canciller alemana Angela Merkel expresó claramente en Turquía que «los flujos de dinero de los terroristas» deben ser cortados de raíz. Merkel se refiere, principalmente, al Estado islámico, que ha instalado en partes de Siria e Irak estructuras en las que ha implantado impuestos y extorsiones.[/quote_box_center]

El ministro alemán de Hacienda, Wolfgang Schäuble, quien también participó la cumbre del G-20 en Turquía, señaló que ya hay iniciativas con el fin de identificar y parar las actividades de los grupos terroristas en los mercados financieros internacionales.

[quote_box_center]Francia ya había hecho una serie de propuestas, como congelar sus cuentas y confiscar, de inmediato, los activos de los terroristas. Y los líderes mundiales parecen ahora querer poner en práctica las propuestas. “Después de los atentados de París no podemos continuar como antes”, advirtió el presidente del Consejo de la UE, Donald Tusk.[/quote_box_center]

Expertos y agencias de inteligencia occidentales creen que el EI se sigue financiando con la venta de petróleo sirio e iraquí, así como con el dinero de pagos por la liberación de secuestrados occidentales, extorsiones y de la venta de antigüedades de los patrimonios históricos y culturales de ambos países.

Se cree que los grandes financiadores del grupo terrorista Estado Islámico han sido Kuwait, Qatar y Arabia Saudita. Las élites sunitas de estos países habrían utilizado al IS como punta de lanza contra los rivales chiítas en Irán y la región.

Crédito: AP
Crédito: AP

[quote_box_center]Sólo después de que el EI empezó a amenazar los intereses de sus propios financiadores éstos han reducido la ayuda, dice Daniel Wagner, jefe de una empresa de análisis de seguridad en Estados Unidos.[/quote_box_center]

La misma Turquía ha jugado un funesto papel, como lo señaló DW hace ya un año. El Gobierno turco de Erdogan permitió el suministro de armas y víveres al EI y compró a los terroristas petróleo robado en Siria. Así que el anfitrión de la Cumbre del G-20 podría hacer mucho para cortar los suministros a este ejército del terror.

Por otro lado, después de la desintegración de Libia, Estados Unidos habría enviado a Siria grandes cantidades de armas a través de Turquía. Armamento que habría caído en manos de los terroristas.

[pull_quote_center]La declaración, además, una «preocupación» sobre el «actual y creciente flujo de combatientes terroristas extranjeros» y la «amenaza» que significan para todos los Estados. “Queremos enfrentar esta amenaza fomentando nuestra cooperación y desarrollando medidas relevantes para prevenir y abordar este fenómeno, incluyendo intercambio de información operativa, gestión de fronteras para detectar viajes, medidas preventivas y una respuesta judicial apropiada. Vamos a trabajar juntos para fortalecer la seguridad aérea global”.[/pull_quote_center]

Comenta con tu Facebook

commentarios