Agencias, oct 8 (SF).- La bielorrusa Svetlana Alexiévich ganó el premio Nobel de Literatura de 2015, informó hoy la Academia Sueca. La academia explicó que el premio se le otorgaba por su obra polifónica que le hace un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo.

[quote_box_center]Hija de un militar bielorruso y de madre ucraniana, Svetlana Alexiévich vivió desde pequeña en Bielorrusia, donde sus dos progenitores eran maestros. La escritora y periodista nació en 1948 en el territorio de lo que hoy es el occidente de Ucrania.[/quote_box_center]

Fue allí, en la capital bielorrusa, Minsk, donde en 1967 comenzó a estudiar periodismo y, después de licenciarse, se marchó a la ciudad de Biaroza, provincia de Brest, para trabajar como reportera en el periódico local y como maestra en la escuela.

Tras años de dudar entre el periodismo o la enseñanza, tuvo la oportunidad de trabajar en un diario de Minsk, del que saltó a la revista literaria Neman para la que escribió reportajes, ensayos y narraciones.

[quote_box_center]Alexiévich considera al escritor Ales Adamovich como su principal maestro y figura clave en su carrera. Gracias a él se decantó finalmente por la literatura. Su contribución a ésta pasa por la llamada “novela colectiva” o “coro épico”, un género a caballo entre literatura y periodismo, donde la autora va yuxtaponiendo los testimonios individuales de sus entrevistas, con el que logra llegar al lado más humano de los acontecimientos.[/quote_box_center]

La obra de Alexiévich, en la que destacan sus reportajes literarios sobre Chernóbil o sobre mujeres en la Segunda Guerra Mundial, tiene que ver ante todo con la extinta Unión Soviética.
Sin embargo, hay otros trabajados en los que también aborda también la situación actual de su país, Bielorrusia, y de Rusia.

La autora no se centra tanto la catástrofe nuclear en sí, sino en sus consecuencias más humanas, las pasadas y las futuras, en un libro en el que entreteje cuarenta monólogos de otros tantos protagonistas, que le valió el Premio del Círculo de Críticos de Estados Unidos en 2005, año en el que se publicó en inglés.

Además de este galardón, Alexiévich -que ha firmado más de una veintena de guiones para cine y documentales y escrito varias obras de teatro-, ha sido galardonada con otros premios internacionales.

[quote_box_center]En sus reportajes, Alexiévich suele crear una especie de «collage» de voces de personas comunes y corrientes y a través de ellas documenta una historia de dolor relacionada en ocasiones con Chernobil, en otras con la guerra de Afganistán -tras la invasión soviética- y a veces con asuntos más recientes.[/quote_box_center]

El recurso del collage de voces lo utilizó Alexiévich por primera vez en «La guerra no tiene rostro de mujer» de 1983. En ese libro recoge testimonios de mujeres que formaron parte del Ejército Rojo en la II Guerra Mundial.

Alexievich estaba entre los favoritos para ganar el Nobel al lado de otros nombres habituales en las quinielas de los últimos años como Philipp Roth, Joyce Carol Oates o Haruki Murakami.

[quote_box_center]El premio está dotado con 8 millones de coronas suecas (algo más de 860.000 euros) y será entregado, como todos los años, el 10 de diciembre en Estocolmo.[/quote_box_center]

Comenta con tu Facebook

commentarios