El mar: fuente de vida que debemos rescatar

El suelo marino de Sosúa, uno de los más buscados por amantes del buceo a nivel mundial, comienza a renacer gracias a las limpiezas voluntarias de quienes lo visitan

958

SinFronteras.- El mar es como un lienzo en el que la brisa, el sol y la luna trazan sus líneas para dibujar románticas figuras. Cuando soplan los vientos y encrespan la superficie, las olas se convierten en los versos de un poema recién escrito por un gran autor.

Seguramente cada persona tiene una definición única para esa gran masa líquida que conforma las tres cuartas partes del planeta Tierra.

Adentrarse en las profundidades del océano pudiera ser el sueño de muchos; la sensación más cercana a lo que deben sentir los astronautas cuando abandonan la gravedad terráquea.

Para el instructor de buceo y fotógrafo submarino Bill Passmore el mar es como su segunda casa. En sus aguas descubre a cada minuto el valor de la vida, los colores de la naturaleza y la riqueza de los diferentes hábitats.

«No imagino mi vida sin el mar. Es como mi segunda casa, quizás la primera. Cuando me sumerjo soy yo. Los peces, la flora marina me cautivan y convierten a mi cámara en una esclava que está obligada a capturar todo cuanto ve».

La «oscuridad» de lo profundo
Sin embargo, ese especie de paraíso marino puede volverse un cuento de terror cuando descubrimos artefactos añadidos al paisaje natural.

En la República Dominicana, las aguas de Sosúa, poblado puertoplateño ubicado al norte del país, tienen uno de los arrecifes marinos más bellos de toda la región del Caribe y de los más buscados por amantes del buceo a nivel mundial.

“Yo amo a Sosúa y también a la República Dominicana. Este es el lugar más acogedor que he visitado. Tenemos muy buenas fuentes de belleza en el océano de aquí”, indicó Passmore en exclusiva a Noticias Sin Fronteras.

Décadas atrás esa belleza marina se vio empañada por la necedad de personas inconscientes que arrojaban todo cuanto consideraban «les sobraba».

El suelo oceánico se «preñó» de plástico, nylon, metales, entre otros materiales que nada tienen que ver con ese medio ambiente.

Por solo citar un ejemplo del daño ocasionado, una botella de plástico podría demorar hasta mil años en descomponerse en aguas salobres.

Como decía la madre Teresa de Calcuta: «A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo un gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota».

Bill hizo suya la frase, y gracias al amor que siente por Sosúa, el buzo canadiense, con el apoyo de las escuelas de buceo locales, los empresarios y autoridades de la zona, se dio a la tarea de documentar y resaltar el mundo maravilloso bajo las aguas de bahía de Sosúa y comenzó a unir personas para limpiar todo el suelo marino.

[pull_quote_center]»Debemos cuidar nuestros océanos para dejarles saber a los niños que tenemos esto, para que las futuras generaciones lo puedan disfrutar», aseguró.[/pull_quote_center]

 

Sosúa Beach Clean Up
Desde el pasado 2 de junio, y a partir de entonces el primer lunes de cada mes, Passmore, con la colaboración del ayuntamiento municipal y la Asociación de Desarrollo Sostenible de Sosúa (ADSS) realiza jornadas de limpieza en los sitios de inmersión y la orilla de la playa, denominadas Sosúa Beach Clean Up.

[pull_quote_center]»Se nos unen extranjeros de todas las nacionalidades; residentes en el área, niños y niñas; personas que viven aquí o que están de paso. Cada lunes hemos tenido mayor convocatoria que el anterior y los resultados ya se están viendo. Es un trabajo de conciencia», señala.[/pull_quote_center]

Cada día de limpieza se reúnen decenas de personas en el parqueo de la playa, por la entrada del sector El Batey, para colaborar con el mantenimiento y la preservación de la ecología marina de la zona.

rosendo-mtnez

«Del fondo extraemos sacos llenos de botellas de vidrio, envases plásticos, gomas de autos, y muchos otros artículos que trastornan e impiden que el ecosistema marino pueda desarrollarse plenamente, aparte de que afean el entorno para los amantes del buceo y los visitantes a la playa», señala Rosendo Martínez, uno de los colaboradores más comprometidos.

En el operativo, que comienza a partir de las ocho de la mañana y hasta las cuatro de la tarde, participan más de 20 buzos que ayudan y guían a los voluntarios a recoger todos los deshechos que aparezcan en zonas de buceo “Las Tres Piedras” y “La Pared”, próxima al Aeropuerto Gregorio Luperón, lugares preferidos por los aficionados de buceo.

Crédito: Aylin Mok
Con más de 1,400 inmersiones en diferentes puntos del mundo, y gracias al amor que siente por Sosúa, Bill Passmore se siente comprometido con la iniciativa en la zona pero a la vez considera que esta experiencia puede ser transportada a otras regiones del país.

«La fauna y flora marina dominicana son exquisitas. Deben ser cuidadas por las presentes generaciones para que en un futuro los niños de hoy puedan disfrutar de océanos limpios y saludables para el disfrute pleno de sus aguas o de los deportes acuáticos», enfatizó.

Exposición fotográfica
Unas 35 fotografías del renacimiento del fondo marino de las costas y bahía de Sosúa adornan la Casa de Arte comunitaria desde hace varias semanas.

Con la exposición titulada “Sosúa Vivo”, Passmore, y las autoridades y empresarios locales que lo apoyan, pretenden concientizar a la ciudadanía sobre el cuidado de nuestros mares.
«La bahía de Sosúa es como una fuente maravillosa para capturar momentos mágicos con mi cámara; un lugar del que no quiero salir», aseguró el artista.

La inauguración de la exposición fotográfica del fondo marino de las costas y bahía de Sosúa contó con la presencia de la alcaldesa municipal, Ilana Neumann de Azar, además de los directivos de la ADSS, la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Sosúa y Cabarete (Ashoresoca), y el director de la Casa de Arte de Sosúa, Adolfo Faringthon, entre otras instituciones y personalidades que colaboraron para hacer realidad ese evento.

 

“Sosúa Vivo” estará en la sala expositoras hasta el 31 de octubre del presente año, para asegurar que cada institución educativa, pública o privada pueda asistir, además del público en general interesado en apoyar y conocer las actividades de la Casa de Arte y de la limpieza marina.

Comenta con tu Facebook

commentarios