Tahití, jul 27 (SF).- El surfista profesional Jamie O’Brien logró un truco nunca antes visto en el mundo del surf: un entubado envuelto en llamas de fuego.

La proeza fue patrocinada por Red Bull, marca que compartió el video en su canal de YouTube.

https://youtu.be/VAQV7fCLJWw

[pull_quote_center]No fue fácil. En declaraciones para Red Bull, O’Brien dijo que durante las pruebas quemó una cuarta parte de sus pestañas y cejas. El mar de Tahítí, donde se filmó la escena de YouTube, estaba especialmente embravecido. Y había que tener todo organizado para que el truco sea «seguro».[/pull_quote_center]

La experiencia compartida en YouTube la resumió como la mejor que haya vivido. «Cogí la mejor ola de mi vida. Era una ola de en sueño y yo estaba en llamas. Fue la mayor descarga de adrenalina de mi vida».

La idea empezó en Instagram. O’Brien recibió la sugerencia a través de un mensaje. Con la idea en mente contactó a Red Bull: «quiero prenderme fuego y conseguir un cañón en Teahupoo». Al inicio dudaron en que era buena idea, pero Jamie dijo que conocía la persona correcta para asistirlo.

En ese momento entró en acción Riley Harper y su equipo. Ellos estuvieron detrás de todo el proceso de encendido. Le pusieron una instalación térmica por debajo de su traje de neopreno y otro en la parte superior. Por eso, en YouTube O’Brien aparece con una contextura mucho más gruesa.

El surfista dijo que estaba muy nervioso la mañana en que se grabó el truco. «Fue más difícil de lo que pensé (…) Yo estaba como, ¡oh Dios Mío estoy en el fuego de verdad!», dijo.

 

Comenta con tu Facebook

commentarios