Atenas, jul 16 (SF).- Grecia dio este miércoles un gran paso para la negociación de su tercer rescate, después de que el Parlamento heleno aprobó el primer paquete de reformas, un acuerdo marcado por las disidencias de Syriza y las dudas del propio Gobierno, que ha reconocido que no sabe si dará resultados económicos positivos.

La votación se realizó tras una protesta en la que unas 12 mil personas se pronunciaron contra las reformas, y que degeneró en violencia. La Policía antimotines detuvo a unas 50 personas.

El primer paquete de medidas incluye cambios y subidas en el régimen del IVA, nuevas medidas tributarias, el fortalecimiento del tratamiento penal de la evasión fiscal, reformas en las pensiones y la Seguridad Social, la garantía de la independencia de la oficina de estadísticas y la creación de una autoridad fiscal.

Tales medidas han sido consideradas insostenibles, incluso por grupos dentro de Syriza, la Plataforma Izquierdista. Al final, el ajuste tuvo respaldo mayoritario de la Cámara, 229 votos, gracias al apoyo de la oposición proeuropea, pues hasta 32 diputados de Syriza votaron en contra y seis se abstuvieron.

En contra, hubo votos tan significativos como el del exministro de Finanzas, Yanis Varufakis, el ministro de Energía, Panayotis Lafazanis, o la presidenta del Parlamento, Zoé Konstandopulu. Todo apunta a que la votación, que dejó dañada la mayoría parlamentaria, derivará hoy en una remodelación de Gobierno.

En su intervención, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, llamó a la unidad de su grupo parlamentario. Recalcó que el Gobierno tenía tres opciones, aceptar el acuerdo actual (en el que dijo que no cree pero que se ve obligado a aplicar), una quiebra desordenada del país o su salida consensuada de la eurozona, como planteó el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Tsipras recalcó que luchará hasta el final y será “el último que facilitará la caída de un Gobierno de izquierdas”.

El presidente del conservador Nueva Democracia, Vangelis Meimarakis, dijo que es mejor un mal acuerdo que ninguno y exhortó a Tsipras a aplicarlo él, pues es quien lo ha firmado.

La presidenta del socialdemócrata Pasok, Fofi Yenimatá, dijo que su partido apoya el acuerdo, no al Gobierno.

50 detenidos en protestas

Aproximadamente unas 50 personas fueron detenidas por la Policía antimotines durante los actos de protesta protagonizados por unas 12 mil personas, que se manifestaron contra las medidas de austeridad debatidas en el Parlamento griego.

Los manifestantes arrojaron bombas molotov contra la Policía, que respondió con gases lacrimógenos, en la plaza Syntagma de Atenas, a pocos metros del parlamento.

Varias docenas de jóvenes con cascos y enmascarados se enfrentaron con la Policía arrojando proyectiles y cócteles molotov, a lo que las fuerzas del orden respondieron con gases lacrimógenos, constaron periodistas de la AFP.

“No a las privatizaciones, salvemos a los puertos, la DEI (compañía nacional de electricidad), los hospitales”, pedían los manifestantes en una banderola. El sindicato de empleados públicos exigía en una pancarta que se “borre la deuda”.

También hubo una manifestación de PAME, el sindicato ligado al partido comunista griego KKE, que congregó a cerca de 10.000 personas, de acuerdo con la Policía, en la plaza de Omonia, muy cerca de Syntagma.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios