Agencias, jul 13 (SF).- Investigadores del King’s College de Londres encontraron que el hábito de fumar podría desempeñar un papel directo en el desarrollo de la esquizofrenia, ya que la nicotina alteraría profundamente al cerebro.

El consumo de cigarros se había asociado con la psicosis porque se creía que los pacientes de esquizofrenia eran más propensos a fumar porque así aliviaban la angustia de escuchar voces o de tener alucinaciones.

Sin embargo, los científicos hallaron que el proceso es al revés: el hábito de fumar influye en el desarrollo de la enfermedad y en que ésta se presente a una edad más temprana, es decir, los fumadores son más propensos a sufrir esquizofrenia.

Los especialistas llevaron al cabo un análisis de 61 estudios separados, que involucraron datos de 14,555 fumadores y 273,162 no fumadores.

De acuerdo con los resultados de la investigación, publicada en “The Lancet Psychiatry”, el 57 por ciento de las personas con psicosis ya eran fumadoras cuando tuvieron su primer episodio psicótico.

Los fumadores diarios tenían el doble de probabilidades de desarrollar esquizofrenia que los que no consumían cigarros, además de que los primeros presentaban la enfermedad en promedio un año antes que los segundos. Los expertos argumentan que si los pacientes ya fumaban antes de ser diagnosticados entonces fumar no es solamente la automedicación que se sugería, por lo que aconsejan mayores estudios al respecto.

El doctor James MacCabe, del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College, confía en que este estudio realmente abra los ojos a la posibilidad de que el tabaco sea un agente causal de psicosis.

En su mayoría los fumadores no desarrollan esquizofrenia, pero los investigadores creen que estarían aumentando su riesgo.

Al parecer la nicotina eleva los niveles de la dopamina —sustancia vinculada a la psicosis— en el cerebro.

Comenta con tu Facebook

commentarios