Atenas, jul 11 (SF).- El FMI, el BCE y la Comision Europea examinaron este viernes los detalles de la propuesta griega y concluyeron que va por buen camino, informa la agencia de noticias Reuters.

El visto bueno de las tres instituciones conocidas como troika era condición imprescindible para que el Eurogrupo de este sábado y la cumbre del domingo sigan adelante con el tercer programa de ayuda.

Por su parte, las capitales europeas reaccionaron con moderada fe al plan presentado por Grecia para acabar con el capítulo más espinoso de esta crisis.

grecia-rescate2

Los comentarios en Europa apuntan a que Tsipras puede salirse por la tangente en el último minuto. Y que, aun con acuerdo, los problemas volverán en los próximos meses, en todos y cada uno de los exámenes previos a los desembolsos de la ayuda.

Quedan varios obstáculos por delante. El principal escollo son las dudas de Alemania. Bruselas considera clave la capacidad de la canciller Merkel para encontrar un punto de equilibrio con el flanco más conservador de su partido. Los socialdemócratas aplaudieron la propuesta de Tsipras, pero los conservadores mostraron algo más que dudas, que reflejan el hecho de que algunos alemanes han concluido que les sale más barato que Grecia salga del euro, informa Luis Doncel.

El tercer rescate asciende a 53.500 millones

En Berlín se recuerda una y otra vez que la factura total sumará casi 300.000 millones. El poder de persuasión de Merkel se someterá a examen a principios de semana en el Parlamento. El acuerdo requiere asimismo luz verde parlamentaria en Holanda, Austria, Eslovaquia, Estonia y Finlandia: en los países más duros.

Otra gran duda a corto plazo es la situación del sector financiero. La banca griega está en las últimas, con un corralito y controles de capital, tras meses de continuas salidas de depósitos.

En Bruselas se especula con ampliar las líneas de liquidez del BCE, pero eso no basta. Las entidades necesitan recapitalizarse con hasta 14.000 millones y permanecerán cerradas al menos hasta la próxima semana.

Solo una cosa es segura: esta crisis, aun con el acuerdo encarrilado, no se cerrará el domingo. Lo único que acaba este fin de semana, si todo sale bien, es quizá el capítulo menos edificante. La confusión griega aún puede deparar alguna sorpresa. O no.

Comenta con tu Facebook

commentarios