Washington, Julio 7 (SF).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que la derrota final de ISIS no será algo rápido y pasará por reveses, pero está habiendo progresos que demuestran que los yihadistas suníes, que definió como «oportunistas y astutos», pueden ser derrotados.

«Lo importante es conseguir progresos sostenidos. No es suficiente si Estados Unidos interviene con tropas de tierra y ello permite avances temporales, porque en cuando nos vayamos los extremistas volverán a ocupar el vacío», dijo Obama en una reunión con el Pentágono con la plana mayor de las Fuerzas Armadas de EEUU.

El presidente insistió en que Estados Unidos no tiene intención de que sus tropas adopten un rol de combate para acabar con ISIS en Siria e Irak, algo que opinó debe pasar por tener fuerzas locales bien entrenadas y unas instituciones que eviten la creación del caldo de cultivo para el radicalismo.

La última visita de Obama al Pentágono para hablar directamente con el estamento militar sobre los progresos en la guerra contra el yihadismo radical fue el pasado octubre, un mes después de que Washington decidiera ampliar a Siria los ataques aéreos contra posiciones de los islamistas de ISIS.

Los cazas estadounidenses y de la coalición internacional liderada por Estados Unidos intensificaron este fin de semana los ataques aéreos en la ciudad de Al Raqqa (Siria), la capital de facto de los yihadistas suníes. The Associated Press
Obama en el Pentágono.

Solo el 4 de julio, 18 bombardeos acabaron con vehículos y puentes bajo control del EI, pero se desconoce si los altos mandos yihadistas estaban entre los más de una veintena de militantes muertos en los ataques, según datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La estrategia estadounidense contra el EI, consistente en el bombardeo desde hace casi un año de posiciones yihadistas en Siria e Irak, ha sufrido reveses recientemente como la pérdida de control por parte de las fuerzas iraquíes de la ciudad de Ramadi, capital de Al Anbar, región de mayoría suní.

Eso llevó a que Obama anunciara el mes pasado el envío de 450 asesores militares más a Irak, con lo que las tropas estadounidenses en ese país suman ahora 3,550 efectivos.

Estados Unidos, que sigue oponiéndose a que sus soldados pasen a tomar un rol de combate para ayudar a las ineficaces y fragmentadas fuerzas iraquíes, quiere crear una red de bases militares por todo Irak con las que asesorar de cerca a sus socios iraquíes.

Al tiempo entrena a opositores moderados sirios para que realicen avances en la vecina Siria.

Comenta con tu Facebook

commentarios