La Habana, jun 18 (SF).- El gobierno de Colombia y la guerrilla comunista de las FARC retomaron las negociaciones de paz en La Habana, para iniciar la discusión sobre justicia, en medio de desconfianza mutua y renovadas hostilidades en ese país.

En este ciclo de pláticas las partes deben comenzar a debatir sobre justicia para los crímenes cometidos a lo largo del conflicto armado de medio siglo y preparar simultáneamente el camino para un eventual cese definitivo de hostilidades, las que han recrudecido en las últimas semanas.

Las conversaciones se reanudaron con duras críticas de las FARC al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, al que acusaron de haber pronunciado un discurso “plagado de distorsiones y de mentiras piadosas” sobre el proceso de paz en el marco de su gira europea.

“Los puntos de vista del mandatario explicando los acuerdos parciales de La Habana son una sesgada puesta en escena de lo pactado” entre ambos equipos negociadores, dijo a la prensa el comandante guerrillero Joaquín Gómez.

“En la interpretación de la política antidrogas se induce a señalar a la insurgencia como la responsable del narcotráfico sólo para ocultar el peso específico que tiene en ese negocio capitalista internacional, el lavado de activos por parte de banqueros corruptos”, añadió.

La delegación del gobierno, encabezada por Humberto de la Calle, no formuló declaraciones a la prensa al ingresar este miércoles al Palacio de Convenciones de La Habana, sede de las pláticas.

El conflicto colombiano ha dejado 220.000 muertos y unos seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

Entrega de menores de 15 años

La delegación de paz de las FARC anticipó el lunes que en este ciclo de pláticas -el 38º desde noviembre de 2012- esperaba sellar un “protocolo” con su contraparte para la entrega de los menores de 15 años que permanecen “refugiados” en sus campamentos.

El gobierno afirma que esos menores han sido reclutados por la fuerza por la guerrilla.

Ninguna de las dos delegaciones ha entregado a la prensa detalles ni cifras de los menores que deben ser entregados.

Ambas partes han consensuado hasta ahora tres de los seis puntos de la agenda de paz, además de un programa de desminado, y ahora deben discutir sobre justicia, uno de los capítulos del punto sobre reparación a las víctimas, que debaten desde hace un año.

Sobre justicia las partes tienen profundas divergencias, pues las FARC afirman que el gobierno de Santos pretende encarcelar a los líderes guerrilleros.

Comenta con tu Facebook

commentarios