Washington, abr 29 (SF).- Tras la muerte de otro afrodescendiente, ocurrida este martes en la ciudad de Detroit, el presidente de EE.UU., Barack Obama, manifestó profunda preocupación por las múltiples denuncias de violencia policial contra afroamericanos.

En este sentido hizo un llamado al país a hacer un “examen de conciencia” no solo sobre la policía, sino sobre las causas de la pobreza y criminalidad entre los jóvenes.

“Hemos visto demasiadas instancias de lo que parecen ser policías interactuando con individuos, principalmente afroamericanos, a menudo pobres, de formas que plantean preguntas preocupantes”.

Así se expresó Obama en una conferencia de prensa después de reunirse con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Obama recordó que, desde los disturbios en Ferguson (Misuri) por la muerte de un joven negro a manos de un policía blanco en agosto de 2014, la tensión ha crecido.

“Diría que esto ha sido una crisis que se ha desarrollado lentamente. Esto lleva sucediendo mucho tiempo. Esto no es nuevo, y no deberíamos fingir que es nuevo (…). Esto lleva ocurriendo décadas”, indicó Obama.

Desde el pasado fin de semana, múltiples protestas se han desatado en Baltimore (Maryland) tras el entierro de otro joven afrodescendiente muerto a manos de agentes policiales.

Las manifestaciones contra la violencia racial ya han dejado al menos 15 policías heridos, 202 arrestos y 144 vehículos incendiados.

Comenta con tu Facebook

commentarios