Agencias, abr 14 (SF).- Un empleado de aeropuerto que se durmió y quedó atrapado en el área de carga de un avión obligó a un vuelo de Alaska Airlines con destino a Los Ángeles a regresar a Seattle la tarde del lunes.

El Vuelo 448 apenas había despegado cuando el piloto escuchó golpes que provenían de abajo, dijo la aerolínea en un comunicado. El capitán regresó inmediatamente al Aeropuerto Internacional Seattle-Tacoma y declaró una emergencia para tener prioridad de aterrizaje.

Tras el aterrizaje, un gestor de rampa salió del almacén de carga frontal, que según Alaska Airlines está presurizado y con temperatura controlada.

“A su salida, dijo a las autoridades que se había quedado dormido”, señaló la compañía.

El trabajador, un empleado de Menzies Aviation, se retiró caminando del avión y parecía estar bien, pero fue llevado a un hospital como medida de precaución.

La pasajera Marty Collins dijo al canal KOMO-TV en Seattle que el avión fue rodeado por vehículos de emergencia cuando regresó al aeropuerto.

Los pasajeros no escucharon los golpes ni ruidos producidos por el trabajador, señaló.

“Nadie en el avión escuchó algo así, nadie sabía porqué estábamos regresando”, agregó a la estación de televisión. “Ellos sólo dijeron que estábamos bien y que no estábamos en ningún peligro”.

A los pasajeros se les informó posteriormente la situación.
“Sólo dijeron que había alguien en el área de carga y que había sido escoltado y retirado”, añadió Collins.

El vuelo despegó nuevamente a las 3:52 p.m. y se esperaba su llegada a Los Ángeles con cerca de 80 minutos de demora, según el sitio en internet de la aerolínea.

Comenta con tu Facebook

commentarios