Miami, abr 13 (SF).- El senador estadounidense por Florida Marco Rubio instó a los votantes a hacer una «elección generacional» de un liderazgo que no esté estancado en las políticas del pasado, al anunciar que competirá por llegar a la Casa Blanca en el 2016.

Rubio, de 43 años, se presentó como una cara nueva que podría hallar los nuevos enfoques necesarios para que Estados Unidos resuelva sus desafíos y compita en una economía global, y criticó a la demócrata Hillary Clinton como una líder que está atascada en el «ayer», mencionó Reuters.

«Ha llegado el momento para que nuestra generación lidere el camino hacia un nuevo siglo estadounidense».

Dijo Rubio ante una multitud en la Torre de la Libertad de Miami, donde miles de cubanos que huyeron de la isla de gobierno comunista fueron registrados en la década de 1960 por las autoridades de Estados Unidos.

Rubio, hijo de inmigrantes cubanos que aprovechó el auge del Tea Party para alcanzar reconocimiento nacional en el 2010, dijo que los votantes no pueden elegir a líderes que están obsesionados con ideas del pasado

«Hay que cambiar las decisiones que estamos tomando, cambiando a las personas que están tomándolas», sostuvo.

«Esta elección no es sólo acerca las leyes que aprobaremos. Es una elección generacional acerca de qué tipo de país seremos», agregó.

Sin nombrar a Clinton, quien anunció su candidatura el domingo, Rubio se refirió a «un líder del ayer» que «anunció su campaña ayer».

«Pero el ayer ya pasó y nunca vamos a volver», dijo. «Los estadounidenses estamos orgullosos de nuestra historia, pero nuestro país siempre se ha tratado del futuro», añadió.

[quote_box_right]La relativa juventud de Rubio contrasta con Clinton, que tiene 67 años y ha estado en la escena política estadounidense durante más de dos décadas, inicialmente como primera dama y luego como senadora y secretaria de Estado.[/quote_box_right]

El llamado de Rubio a optar por nuevos liderazgos también puede ser visto como un intento de distanciarse de su mentor político, el ex gobernador de Florida Jeb Bush, hijo y hermano de expresidentes.

Rubio probablemente competirá por los donantes y el apoyo con Bush, quien ha estado congregando respaldo para lanzarse a la carrera por la Casa Blanca, pese a que aún no anuncia formalmente su candidatura.

El congresista de origen latino fue el tercer republicano en anunciar formalmente una precandidatura a las próximas elecciones estadounidenses, después de los senadores Ted Cruz y Rand Paul.

Más temprano, durante una teleconferencia con donantes, Rubio dijo estar «especialmente cualificado» para representar al Partido Republicano en las elecciones de 2016.

Orígenes humildes

Rubio hizo varias menciones a sus padres, un mesero y una mucama cubanos que abandonaron la isla en la década de 1950 para escapar de la pobreza. Cuba es uno de los temas estrella del senador, que defiende el aislamiento de la isla de régimen comunista y rechaza el acercamiento iniciado en diciembre por Obama.

«Me encanta que es un estadounidense promedio, un candidato que no es el favorito, pero apasionado por este país», dijo Kelly Steele, una activista republicana que escuchó el discurso vestida con una camiseta con los colores de la bandera de Estados Unidos y las palabras «Marco Rubio presidente». agregó AFP.

Senador desde 2010 cuando logró contra todo pronóstico el escaño sobre la ola del Tea Party, Rubio tuvo un ascenso meteórico en la política de Florida, lo que le llevó a ser admirado por sectores del Partido Republicano que le auguran un futuro brillante.

No obstante, Rubio sufrió un golpe en 2013 cuando una iniciativa de reforma migratoria que impulsaba junto a otros senadores, que habría conducido a la regularización de millones de indocumentados, se hundió frente a la oposición de sus propios copartidarios republicanos en el Congreso.

Sus posturas intervencionistas en política exterior también han chocado con el ala aislacionista de los republicanos.

Los pesos pesados

Jeb Bush, quien fue mentor de Rubio cuando éste escalaba posiciones políticas en Florida, es el republicano que encabeza las encuestas hacia las primarias dentro de su partido. Aún cuando no la ha oficializado, su candidatura se da por descontada.

Su trayectoria es la más completa: fue gobernador de Florida por ocho años y sus redes políticas y financieras, heredadas de su padre y su hermano expresidentes, le dan ventaja.

Otros dos senadores republicanos han oficializado sus candidaturas, Rand Paul, que defiende la libertad a ultranza, y Ted Cruz, también de origen cubano, más próximo a la derecha religiosa.

Al contrario de Rubio, Cruz no habla español y tiene una postura mucho más dura frente a la inmigración.

Clinton, quien oficializó su candidatura el domingo en internet, es esperada el martes en Iowa, donde participará en una mesa redonda en una pequeña universidad.

Sin grandes discursos ni fanfarria, Clinton quiere mostrar que cree merecer su investidura y que no la considera ya adquirida, aunque sea la favorita entre los demócratas, tras su derrota en las primarias de 2008.

El video en el que anunció su candidatura, y en el que una radiante Hillary aparece con un mensaje enteramente consagrado a la política económica y social, sin una palabra sobre política exterior, y se concentra en las esperanzas de la clase media.

[quote_box_left]A pocas horas del anuncio, decenas de estrellas de Hollywood, entre las cuales Jennifer López y Scarlett Johansson, expresaron en Twitter su entusiasmo por la decisión de la política.[/quote_box_left]

Los sondeos nacionales le dan una pequeña ventaja sobre sus eventuales adversarios republicanos, pero las últimas encuestas muestran que tendrá que pelear para ganar en las presidenciales de noviembre en 2016.

Comenta con tu Facebook

commentarios