Milán, abr 9 (SF).-Tres personas han muerto y una ha resultado herida después de que un hombre armado disparara en un aula del tercer piso del Tribunal de Justicia de Milán.

Según las primeras informaciones recogidas por la prensa italiana, el autor de los disparos, que se dio a la fuga, es Claudio Giardiello, de 57 años, y estaba imputado por bancarrota.

Las fuerzas del orden evacuaron el edificio y acordonaron la zona. El autor de los disparos se escondió una hora y media dentro del Tribunal de Justicia, se escapó en moto burlando el cordón policial y, finalmente, fue arrestado por agentes del cuerpo de Carabineros en el municipio de Vimercate, próximo a la capital lombarda.

«He oído disparos y he visto a un hombre con una pierna ensangrentada», ha contado una persona que se encontraba dentro del Tribunal cuando ha ocurrido el suceso.

«He sentido miedo y he escapado». Las autoridades italianas han desmentido que hubiese otra víctima por un ataque al corazón.

[quote_box_right]El tiroteo se produjo en torno a las 11.00 locales en el Tribunal milanés y en él perdieron la vida el juez Fernando Ciampi, de la sección de quiebras empresariales, y el letrado Lorenzo Alberto Claris Appiani.[/quote_box_right]

El último en fallecer fue uno de los heridos que llegó al hospital Policlínico milanés en «gravísimas condiciones» y que perdió la vida durante una intervención quirúrgica, informaron a Efe fuentes del establecimiento sanitario.

Las mismas fuentes señalaron que esta víctima es Giorgio Herba, imputado junto al presunto responsable del tiroteo en un caso de supuesta bancarrota fraudulenta.

Otro herido llegó al hospital Niguarda de Milán en estado grave y con heridas de bala en el abdomen si bien lo hizo «lúcido».

Según las últimas informaciones, el acusado entró en el Tribunal de Justicia con una falsa identificación de abogado, saltándose así todos los controles. Una vez en el aula, abrió fuego primero contra su abogado, y después intentó disparar al fiscal, pero no lo consiguió.

El suceso se produjo justo después de que el letrado fallecido, de 37 años, anunciara que renunciaba a seguir defendiendo a su cliente. Después de disparar varios tiros más, salió de la sala y bajó a la segunda planta donde se encontraba el despacho del juez Ciampi, al que mató de otro disparo.

Según Valerio Maraniello, letrado y compañero del abogado asesinado, que también fue abogado en el pasado de Giardiello, propietario de una empresa inmobiliaria, su ex cliente era «una persona difícil de gestionar porque no se dejaba aconsejar. Pensaba que todo el mundo le quería timar, era paranoico». Maraniello renunció también a seguir representándolo hace varios años.

A pocos metros del Tribunal de Justicia de Milán se encontraba el ministro del Interior italiano, Angelino Alfano, que estaba siguiendo una reunión sobre orden y seguridad pública en vista de la próxima celebración de la Expo, que se inaugurará en Milán el 1 de Mayo. La reunión ha sido suspendida y el propio Alfano dará una rueda de prensa sobre lo acontecido esta misma mañana.

Desde Roma, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha agradecido a las fuerzas de seguridad el esfuerzo que han llevado a cabo para detener al presunto asesino.

Asimismo, ha asegurado que se llevarán a cabo todas las investigaciones necesarias para aclarar «cómo es posible que se haya podido introducir un arma en un Tribunal, porque es evidente que ha habido algunos errores en el sistema».

Comenta con tu Facebook

commentarios