Teherán, abr 9 (SF).- Tras la prometedoras reuniones mantenidas con las potencias occidentales, el presidente iraní, Hassan Rohani, advirtió que Teherán no firmará el acuerdo sobre su programa nuclear salvo que «todas las sanciones económicas sean revocadas de inmediato».

En la ceremonia por el Día de la Tecnología Nuclear, Rohani -citado por la agencia de noticias Irna- agregó que «no firmaremos ningún acuerdo salvo que todas las sanciones sean canceladas el primer día de su aplicación».

Irán siempre sostuvo esta tesis mediante el ministro de Exteriores Javad Zarif y su equipo de negociadores, en vista del acuerdo final previsto para el 30 de junio.

También el guía supremo del país, Ali Jamenei, dijo que el acuerdo alcanzado en Lausana sobre la cuestión nuclear el 2 de abril «no es vinculante».

Por ello, Jamenei sostuvo no estar «ni a favor ni en contra» del acuerdo alcanzado con Estado Unidos y potencias occidentales. Agregó que lo conocido hasta hoy no garantiza nada sobre el éxito de las negociaciones.

«Los mismos que trabajaron en el acuerdo dicen que nada fue hecho aun y nada es vinculante», dijo Jamenei en un encuentro público citado por la agencia de noticias Irna.

Y añadió: «Lo que pasó hasta ahora no garantiza ni el acuerdo en sí mismo ni sus contenidos. No garantiza ni siquiera que se completen las negociaciones. No tiene entonces ningún sentido felicitarse conmigo ni con otros».

«Nunca fui optimista sobre las negociaciones con Estados Unidos, pero de todos modos estuve de acuerdo con estas tratativas. Las sostuve y respaldaré a los negociadores», indicó.

Por último advirtió que es posible que la otra parte (por Estados Unidos) se proponga «en forma desleal» poner límites a su país.

En la ficha difundida por Estados Unidos tras el acuerdo de Lausana se habla en cambio de «suspensión» de las sanciones europeas y estadounidenses sólo cuando la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEA) haya dado los pasos acordados, y de posible restablecimiento en caso de incumplimiento.

Así se expresaron tanto el presidente norteamericano Barack Obama como el francés Francois Hollande.

En la declaración conjunta del 2 de abril en Lausana se habla de «fin» de las sanciones norteamericanas y europeas «contemporáneamente a la aplicación de parte de Irán, verificada por la AIEA, de los compromisos asumidos» por Teherán.

Comenta con tu Facebook

commentarios