Washington, abr 8 (SF).- Decenas de personas se manifestaron en la localidad de North Charleston (Carolina del Sur, EE.UU.) en protesta por la muerte de un hombre negro desarmado, a manos de un policía blanco que ya ha sido acusado de asesinato.

El agente Michael Slager, de 33 años, disparó varias veces en la espalda de Walter Scott, de 50 años, a quien había detenido por llevar una luz rota en su vehículo, cuando huía de él por un terreno baldío, escena que grabó en vídeo un transeúnte.

Los manifestantes que protestaron por este incidente se congregaron frente a la sede del Ayuntamiento de North Charleston, la tercera mayor ciudad de Carolina del Sur, en la costa del estado, y a ellos se sumaron líderes comunitarios y representantes de la policía.

Entre las consignas que corearon los manifestantes estaba “Black Lives Matter” (“la vida de los negros importa”), un lema que se acuñó el pasado año a raíz de la muerte del joven negro de 18 años, Michael Brown por disparos de otro policía blanco en Ferguson (Misuri).

Brandon Fish, miembro del grupo Black Lives Matter y uno de los convocantes de la protesta, declaró a medios locales que hay que revisar “los sistemas de rendición de cuentas, en general” por parte de los policías.

“Este es otro ejemplo de un problema que tenemos en la comunidad. Necesitamos ver con cuidado el modo en que se contrata a los agentes de policía, cómo se les asciende, se les despliega y se les castiga”.

Así manifestó su ira el activista de Charlote.

El padre de la víctima, Walter Scott padre, aseguró a la cadena de televisión NBC que, de no haber sido grabado el incidente en vídeo, “nunca hubiera salido a la luz (lo que ocurrió). Lo hubieran ocultado bajo la alfombra como han hecho en tantos casos”.

“Cuando lo vi, me derrumbé y se me rompió el corazón”, agregó el padre.

En el vídeo, se observa cómo el policía dispara al menos cinco veces a la víctima por la espalda mientras ésta huye corriendo y, después de caer abatido al suelo, el policía le ordena que ponga los brazos detrás de la espalda y procede a esposarlo.

El suceso ocurrió el sábado pero hasta este martes salió a la luz el vídeo grabado por el viandante, no identificado, que está colaborando en la investigación policial del incidente.

En la investigación participan el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Justicia, que tiene una sección especializada en casos de violación de derechos civiles y racismo.

Scott presuntamente huyó del agente porque tenía pagos atrasados de la pensión de sus cuatro hijos y temía ir a la cárcel, según explicó Chris Stewart, abogado de la familia del fallecido.

Según los medios locales, la víctima ya había sido detenida por ese motivo en varias ocasiones.

El alcalde de North Charleston, Keith Summey, anunció este martes en rueda de prensa el procesamiento por asesinato del agente, que tras el incidente aseguró que había disparado a Scott porque había tratado de arrebatarle el arma y temió por su vida.

Este suceso se suma a la preocupante lista de casos de policías blancos que han matado a tiros a ciudadanos negros desarmados o en circunstancias controvertidas.

Este problema, que se situó en la primera línea de la política nacional tras la muerte de Michael Brown en agosto pasado, es una de las prioridades en las que trabaja el Departamento de Justicia, encabezado por el afroamericano Eric Holder.

El propio presidente de EE.UU., Barack Obama, admitió que existe un problema de desconfianza entre la Policía y las minorías a las que sirve.

Comenta con tu Facebook

commentarios