Miami, feb 13, (SF).- Un equipo internacional de científicos encontró una nueva variante del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) en Cuba que parece ser más agresiva que otras formas conocidas pues acelera el tiempo en que el paciente desarrolla el sida, según un estudio de la revista científica EBioMedicine.

Bajo la dirección de la profesora Anne-Mieke Vandamme, científicos del Laboratorio de Virología Clínica y Epidemiológica de la Universidad Católica de Lovaina de Bélgica y del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” en Cuba, lograron determinar que la variante recombinante CRF19_cpx acelera el tiempo en que los pacientes infectados desarrollan el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

La nueva cepa es una combinación de fragmentos de los subtipos D, A y G del VIH y aunque su origen es africano, solo se ha vuelto epidémica en la isla.

“Se trata de un virus que parece haber evolucionado muy bien en el pasado y ahora se replica muy bien”, según explicó Vandamme en una entrevista telefónica con el Nuevo Herald.

El equipo investigó las muestras de sangre de 95 pacientes que recibieron tratamiento en el IPK a partir del 2007, todos infectados con VIH-1.

“Los pacientes con la variante recombinante CRF19_cpx, tenían grandes cantidades del virus en sangre”, señaló la experta. El estudio destaca que “la inesperada progresión rápida a sida de esta variante del VIH incrementa el riesgo de que los pacientes se enfermen, incluso antes de saber que están infectados”.

Según Vandamme, el origen del estudio fue la preocupación del equipo cubano por la prevalencia de casos en los últimos años de personas que contraían sida antes de lo esperado, como lo ilustra un estudio publicado en la Revista Cubana de Medicina Tropical en el 2010.

En promedio, las personas infectadas por el VIH desarrollan la enfermedad en un periodo de entre 6 y 10 años. Según los datos publicados por el equipo internacional en EBioMedicine, entre el 2008 y el 2011, de 1,200 a 1,800 individuos fueron diagnosticados con VIH-1 en Cuba anualmente, y de ellos, entre el 13 y el 16 por ciento tenía sida al momento del diagnóstico.

Los investigadores encontraron que el rápido desarrollo de la enfermedad en los pacientes cubanos con sida también estaba relacionada con la presencia de otras enfermedades concomitantes como la candidiásis oral —causada por un hongo— y con el escaso uso del condón, después de ser diagnosticados.

En ese grupo de 52 individuos catalogados con “progreso rápido” y compuesto primariamente por hombres heterosexuales (el 49 por ciento), solo el 19.6 por ciento dijo “siempre usar el condón después de haber recibido un diagnóstico”.

En Cuba, la prensa oficial ha informado del desabastecimiento de condones desde inicios del 2014. El diario oficial Granma dedicó el martes una historia a la escasez de condones en la provincia de Pinar del Río.

Según la doctora Vandamme, la presencia de las llamadas enfermedades oportunistas como la candidiásis y la escasa protección ante otras enfermedades de transmisión sexual aumentan la presión a un sistema inmune que ya está luchando contra una cepa poderosa del virus. “Nosotros no recogemos usualmente esos datos sobre el uso del condón, pero los cubanos sí”, lo que permitió establecer la correlación, explicó.

El estudio es exploratorio, lo que significa que se requiere más investigación para aclarar temas como el origen de la agresividad del virus. La hipótesis del equipo internacional sugiere que el virus progresa más rápido porque en vez de utilizar una proteína o “receptor” conocido como CCR5 para adherirse a la célula que quiere infectar, utiliza otra identificada como CXCR4, que ha sido asociada con una rápida progresión al sida.

Su teoría se sostiene, además, a partir del hallazgo en la sangre de los pacientes que desarrollaron sida más rápidamente de altos niveles de una molécula conocida como RANTES que bloquea a los receptores CCR5.

Pero según el doctor Héctor Bolívar, profesor asociado de la División de Enfermedades de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, este argumento es debatido actualmente pues se han encontrado pacientes en los que el virus se ha desarrollado aceleradamente y que presentan los mismos receptores que los pacientes con evolución “normal” de la enfermedad.

“Coincido con los autores de que posiblemente sea una mutación reciente, es rara, pero tampoco creo que sea necesariamente una ventaja evolutiva que el virus sea más agresivo, eso es una desventaja pues mata más rápidamente a su huésped”, opina Bolívar.

Según el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA), el número de infecciones por VIH nuevas en el mundo disminuyó sobre todo en el Caribe, en un 40 por ciento desde el 2005.

Un informe del gobierno cubano a esa organización en el 2014, cifra en 19,781 los casos diagnosticados de VIH desde 1986 y hasta fines del 2013. De ellos han fallecido 3,302. La prevalencia conocida hasta diciembre del 2013 es de 16,479 personas con VIH.

Según el documento oficial, en Cuba se realizan anualmente más de 2 millones de pruebas de VIH.

Comenta con tu Facebook

commentarios