PORTADA EL ORBE Cataluña, el laberinto del “necionalismo” IV

Cataluña, el laberinto del “necionalismo” IV

62
0

Alicante, oct 18 (SF).- El 6 de Septiembre de 2017 los 3 partidos independentistas convocan al pueblo catalán a un referendum que se celebrará el 1 de Octubre del mismo año, y lo hacen con una cantidad infinita de irregularidades y de ilegalidades, entre ellas la de aprobar una ley de referendum fuera del orden del día y en el mismo pleno cuando los partidos contrarios al referendum ya habían abandonado el salón de plenos.

La ley es ilegal incluso con el propio Estatuto de Autonomía de Cataluña que requiere una mayoría de dos tercios en el Parlamento catalán para cualquier cambio en el estatus de Cataluña.

Es el pistoletazo de salida para que todos desentierren el hacha de guerra porque, quizás, este era el principio de una guerra absurda, necia, irreflexiva e irracional.

«¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?» esa era la pregunta, una consulta que podrá dar un giro total a la historia pactada entre los 72 diputados de JUNTS PEL SI, LOS PUJOLISTAS, CUP, y un señor diputado que pasaba por allí, con la abstención de PODEMOS y la ausencia de CIUDADANOS, PSOE y PP obligados a irse por las picarescas y triquiñuelas absurdas de los “solemnes” independentistas que veían en esta acción la culminación de todos sus sueños durante lustros, ¿quién les iba a decir que el día más feliz de sus vidas sería fruto de una de las mayores chapuzas parlamentarias del orbe en toda su historia?, si yo tuviese tendencia por la independencia regional me habría gustado otra forma de convocatoria aunque solo fuese por ser más legal, más digna, más seria, más creíble que el presunto yugo del que quiero desuncirme.

Esta vez la historia me recordó aquella manida frase de “el catalán tiene la gran virtud de elevar a la categoría de sublime aquello que tan solo es mediocre”.

Todos los organismos con autoridad al respecto tanto españoles como europeos como mundiales admiten sin ningún género de dudas que se trata de una flagrante irregularidad e ilegalidad, pero esto le da fuerza al gobierno catalán y a los ciudadanos independentistas que se crecen y se inclinan con todas sus fuerzas hacia sus objetivos ya sean racionales, viscerales o, simplemente, por tocar las pelotas.

No voy a detallar paso a paso lo que ocurrió desde mediados de Septiembre hasta el día de las votaciones, tan solo sacaré algunos apuntes que considero interesantes:

“Votar no es delito, es democracia”, decían unos con los que coincido en esa frase puesta así a bocajarro, sin ningún otro contexto, pero con los que discrepo por la manifiesta ilegalidad de la convocatoria creada a espaldas del 50% de los representantes del pueblo catalán.

Y de todo lo oído, visto y leído desde las posturas más acérrimamente independentistas hasta las más recalcitrantes y rancias españolistas de una España olvidada que ya creíamos superada, pasando por los del sí pero no y los del no pero sí, de todas ellas me quedo con la de nuestro campeón de tenis el mallorquín Rafael Nadal cuando dijo: “No entiendo una España sin Cataluña y tampoco una Cataluña sin España”, creo que esta frase es el compendio y el punto de unión de cantidad de sensibilidades alejadas del fanatismo de unos y otros.

Y sin embargo no puedo eludir el tremendo error, uno de los muchos que ha cometido, el gobierno central de Madrid, de cederle a los independentistas la imagen de policías armados hasta los dientes prohibiendo a los votantes, debidamente instruidos, acercarse a las urnas es una foto eludible que le van a echar en cara durante muchos años, no sé cuál hubiera sido la actuación correcta, pero esa la descarto.

Una vez oí a un sabio discernir entre lo que es un listo y lo que es un inteligente, y decía que el listo sabe salir de cualquier situación por difícil que dicha situación sea, el inteligente es aquel que evita que esa situación llegue a darse, el gobierno español no fue ni listo ni inteligente, no fue inteligente porque permitió que la situación llegase al día del referendum, al 1 de Octubre, y no fue listo porque no supo resolverla sin darle bazas a la parte contraria; el gobierno sabía que un porrazo de más iba a ser utilizado en su contra e iba a poner a muchos indecisos a favor de los que querían votar, fuese o no fuese una consulta legal. ¿era necesaria esa provocación?.

Los catalanistas consiguieron llevar a su terreno la jornada, se trataba de quién mantenía mejor el orden, la policía autonómica, que ese día dejó en casa la insignia de la ONG que los definía, “Hostias sin fronteras”, o la Policía Nacional junto a la Guardia Civil que fue insultada y apaleada en unos ataques vandálicos sin ejercer su legítimo derecho a la defensa propia.

Por otra parte el referendum fue la mayor fantochada de la historia de las democracias, cuando llegaron las urnas a los colegios electorales éstas no venían vacías, venían ya con votos afirmativos, hubo ciudadanos que votaron hasta en 6 mesas diferentes, algunas de esas pruebas con luz y taquígrafos, en este caso cámaras de televisión, se tardó más de 48 horas en dar los resultados y, lo más grave, el Gobierno catalán cada vez más patético, más fuera de lugar, declaró la independencia de Cataluña basándose en el resultado de las urnas ¡¡¡¡¡ .

El gobierno español aún no ha hecho uso del artículo 155 de la Constitución Española que dice:

“Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.”

Siguiendo lo requerido por el articulado el Gobierno de España solicitó formalmente al Presidente del Gobierno catalán que dijese fehacientemente si había declarado la independencia o no, la respuesta de éste al cabo de unos días es lo más grotesco, cínico, insultante, provocador, humillante, vejatorio y ridículo que se ha manifestado en política desde la muerte de Franco. Resalto algunas frases de esa nefasta carta:

Apreciado presidente Rajoy: Nuestra propuesta de diálogo es sincera y honesta. Pido que se revierta la represión contra el pueblo y el gobierno de Catalunya. Nuestra propuesta de diálogo es sincera, pese a todo lo ocurrido, pero lógicamente es incompatible con el actual clima de creciente represión y amenaza.

Una vez mas la teoría del victimismo sale a relucir en estos gobernantes que siguen saltando hacia delante que les aterra saber qué van a hacer con su economía cuando, en los últimos 20 días, 540 empresas han huido de Cataluña, porque ignoraban que el capital no tiene patria, que las empresas buscan, por encima de todo, armonía y paz social, únicos caminos para construir el progreso y el legítimo beneficio.

¿Y ahora qué?, o cede el gobierno catalán o cede el gobierno español para evitar males mayores o se va todo al carajo, ninguna de las 3 opciones es buena porque la ideal, la 4ª vía, sería la del diálogo, pero ¿quién puede confiar ya en unos gobernantes tan podridos los unos (los pujolistas) o tenaces los otros con su obsesión monotemática de su ansiada independencia?.

Pero el daño ya está hecho, y han sido varios los “juguetes” que tal vez se hayan roto para siempre, el primero es de la fractura social como decía el insigne catalán Serrat, catalán pero no independentista, que con voz de tristeza afirmaba que lamenta la situación, que la mitad de sus amigos creen en la independencia y los respetaba y le respetaban, y quién sabe qué pasará ahora.

El problema económico queda ahí, las empresas que se han ido, y las que se irán, será difícil que regresen, el mundo político internacional no va a respaldar el independentismo, excepto algún iluminado como acaba de hacer un tal Maduro, presidente de Venezuela.

Y lo peor, han despertado algo que en España estaba dormido, han despertado a la ultra derecha, y esto puede ser tan negativo como el independentismo. Hoy quienes portan banderas constitucionalistas se confunden con aquellos que también las llevan, aunque en el corazón de estos últimos el escudo de la bandera bien podría ser el del águila de Franco. Los pitos en los estadios a un “payasito bocazas”, y lo digo con todo el cariño, que las dos partes han utilizado a su conveniencia, aunque quizás Piqué se mereciese una “colleja” por bocas, van más allá de lo políticamente correcto, y si desde aquí en estos 4 capítulos he ido contra la posición del “necionalismo” regional mal entendido, no quisiera cambiarlo por un “necionalismo” estatal mucho peor entendido, con compañeros de viaje que no quiero ni deseo.

F I N

Cataluña, el laberinto del “necionalismo” I

Cataluña, el laberinto del “necionalismo” II

Cataluña, el laberinto del “necionalismo” III

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios