Washington, oct 12 (SF).- Estados Unidos informó hoy de que mantendrá activo un programa que permite a los estadounidenses y los residentes permanentes en ese país solicitar un permiso para que sus familiares en Cuba puedan visitarlos, a pesar de haber suspendido la emisión de visados en su embajada en La Habana.

“El Departamento de Estado trabajará con nuestros colegas en el Departamento de Seguridad Nacional para asegurar la operación continuada del Programa Cubano de Reunificación Familiar mediante permisos condicionales”, dijo a Efe una funcionaria del Departamento de Estado, que pidió el anonimato.

El Gobierno estadounidense “anunciará pronto los planes” sobre cómo se aplicará ese programa, conocido por sus siglas en inglés CFRP, y también qué se hará con “los solicitantes de refugio”, agregó la vocera.

El CFRP, creado en 2007, permite a los ciudadanos estadounidenses y los residentes permanentes que cumplan ciertas condiciones solicitar permisos condicionales para que sus familiares en Cuba puedan visitar Estados Unidos sin esperar a que estén disponibles sus visados de inmigrante.

Una vez que estén en Estados Unidos, los beneficiarios de ese programa “pueden solicitar una autorización de trabajo mientras esperan para solicitar un estatus legal de residente permanente”, según indica el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) de Estados Unidos en su página web.

El anuncio del Departamento de Estado parece destinado a mitigar los efectos de su decisión de reducir al mínimo su personal en la embajada estadounidense en La Habana, lo que ha llevado a suspender la emisión de visados y limitar sus servicios consulares a trámites de emergencia.

Estados Unidos tomó esa medida en respuesta a los supuestos “ataques” sónicos que han sufrido 22 de sus funcionarios en Cuba, registrados entre finales de 2016 y el pasado agosto y cuya causa se desconoce.

Además de retirar a más de la mitad de su personal en La Habana, el Departamento de Estado ordenó la semana pasada la expulsión a 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington, un paso que ha aumentado las tensiones con el Gobierno cubano, que niega toda relación con los incidentes.

 

Comenta con tu Facebook

commentarios