Alicante, oct 10 (SF).- Cuando esto escribo, 10 de Octubre de 2017 a las 19 horas, se está celebrando en el Parlamento de Cataluña un pleno donde se espera por parte del Presidente Regional una declaración de independencia de Cataluña.

Pero ¿dónde y cuándo empezó este ansia independentista?, no voy a recurrir a un pasado muy lejano, cuando Cataluña llegó, como mucho a ser un Principado que nunca llegó a reino.

Felipe V

Tampoco hablaré de la inquina del Conde Duque de Olivares, allá por 1650. Voy a obviar el día que Cataluña perdió sus fueros el 11 de Septiembre de 1714 en favor del primer Borbón español Felipe V, por cierto no hay que olvidar que Cataluña celebra su día de gloria nacional precisamente el 11 de Septiembre, el día de su gran derrota, …. “Mil años hace que el sol pasa pariendo esa curiosa raza que con su llanto hace un panal. Y de su sangre y su derrota día de fiesta nacional” Serrat. Pienso que hubiese sido mucho más lúdico hacer fiesta nacional catalana el 17 de Febrero, porque fue ese día de 1974 cuando el Barcelona Club de Fútbol le endosó en el mismísimo estadio Santiago Bernabeu un 0-5 al Real Madrid.

Vamos a épocas más recientes y vamos a situarnos en Octubre de 1934, durante la 2ª República cuando el Presidente de Catalunya Lluis Companys (así se escribe en catalán) proclama el estado catalán, pero poco duró ese sueño, en 1936 empieza la guerra civil española que acaba con la victoria de Franco en Abril de 1939, y éste, gran rencoroso, fusila en 1940 en el Castillo De Montjuic a Lluis Companys que le había sido entregado por la Gestapo de Hitler.

Franco reavivó la industria catalana con muy valoradas concesiones El período franquista fue de gran desarrollo económico para Cataluña, en parte por la instalación de empresas públicas del Estado en la región, así como de un notable crecimiento demográfico debido sobre todo por la llegada de trabajadores de otras regiones de España; a cambio de eso hubo represión democrática, persecución y castigo de la lengua y de la cultura catalana así como la prohibición de toda manifestación social o cultural que no difundiese la grandeza de España contra el germen separatista.

Lluis Companys, al centro de la fotografía

Estos casi 40 años crearon cantidad de catalanistas independentistas que, desde la sombra, intentaron luchar contra el opresor, si bien en una lucha pacífica en contra de otra corriente nacida en otra región española con una historia muy similar a la catalana, el País Vasco, y allí preferían las pistolas al diálogo. Una vez un independentista catalán me dijo: “en mi tierra vivimos a costa de la sangre vasca”, lo dejo ahí.

En los últimos años del franquismo los catalanistas empezaron a salir de sus zulos, pero ¿quiénes eran los catalanistas? Había de toda clase y condición, desde obreros y estudiantes hasta los clásicos de antaño de la Izquierda Republicana de Cataluña, todavía en vigor y son los que siempre han estado ahí, pasando por sindicatos obreros y, lo más importante, la alta burguesía catalana que se unió a través de un partido de centro-derecha liderado por Jordi Pujol, hablaremos de él más adelante y hablaremos mucho de este siniestro, pero pragmático, personaje.

En los años 70 (5 años con Franco y 5 en la transición democrática) no había manifestación cultural, social, deportiva, religiosa donde no apareciese la “senyera” la bandera catalana de 4 rayas rojas y amarillas.

Y empezamos ya a encauzar el problema actual. Las legislaturas españolas han sido:

1977.- UCD de Adolfo Suárez (centro derecha)
1979.- UCD de Adolfo Suárez (centro derecha)
1982.- PSOE de Felipe González, (centro izquierda) MAYORÍA ABSOLUTA
1986.- PSOE de Felipe González, (centro izquierda)
1989.- PSOE de Felipe González, (centro izquierda)
1993.- PSOE de Felipe González, (centro izquierda)
1996.- PP de Aznar (derecha)
2000.- PP de Aznar (derecha), MAYORÍA ABSOLUTA
2004.- PSOE de Zapatero (centro izquierda)
2008.- PSOE de Zapatero (centro izquierda)
2011.- PP de Rajoy, (derecha) MAYORÍA ABSOLUTA
2015.- PP de Rajoy

Y digo lo de MAYORIA ABSOLUTA porque es importante saber que de 12 legislaturas en 9 de ellas el Gobierno ganador de las elecciones ha estado en minoría, y en 8 de ellas ha necesitado de los votos del partido de Jordi Pujol, y ese ha sido, es, el principio del problema que ahora nos ocupa.

Los catalanes siempre han tenido fama de tacaños, trabajadores, pero también de pragmáticos y de negociadores, deben ser raíces de las antiguas culturas fenicias que desembarcaron hace siglos en los puertos catalanes.

Jordi Pujol lo ve claro y piensa: este gobierno, cualquier gobierno me (nos) necesita y nosotros vamos a darle nuestro apoyo en pos de la gobernabilidad del estado español, y no queremos ninguna silla en el Consejo de Ministro, de hecho nunca las aceptaron.
Iban de corderitos en bien de España, pero ¿Qué buscaban con esta acción?

  1. Dinero, así de claro.
    2- Cada vez más competencias, cultura, hacienda, justicia, sanidad,etc. Etc. y la más dañina: educación, de esa manera aleccionan a maestros y profesores para que trasmitan a sus alumnos el odio a España desde posiciones cavernícolas, modificando hasta términos ridículos la historia y aquellos barros trajeron estos lodos, y una cultura castrada tan solo puede producir ciudadanos culturalmente castrados.
    3.- Dejar que la autonomía catalana fuese gobernada por los pupilos de Jordi Pujol en todas las legislaturas menos en una, enviando PP y PSOE a políticos de 2ª fila a competir contra el poderoso partido de Jordi Pujol.
    4.- Inversiones, que todos los gobiernos entregaban para “mantener la paz social”, incluso promocionaban desde Madrid a Cataluña, ejemplo las Olimpiadas de 1992.
    5.- Cada vez más prebendas y más grado de independencia hasta conseguir que la autonomía regional de Cataluña, junto con la vasca, sea la que más competencias gestiona en toda Europa y en gran parte del mundo.

Y esta era la situación que iba aprovechando Jordi Pujol, posiblemente el mayor de los “presuntos” ladrones que ha dado la política occidental, y con patente de corso, porque tiene al PP y al PSOE cogidos por sus partes y porque los partidos nacionales saben que si Pujol habla irían todos a la cárcel. Y todo alrededor de Pujol es una continua “presunta” corrupción y podredumbre, hasta que llega un momento que tienen que pasar al escalón siguiente, que no es otro que la independencia, porque como buena figura económica de “huída hacia delante” si se paran se mueren.

En estos 40 años tanto el PP como PSOE han mimado a los catalanistas, unos más que otros, pero todos culpables, desde las filas del PP se colaba de vez en cuando algún fascista de los que añoran a Franco y lanzaba acusaciones contra los catalanes, curiosamente el mayor crecimiento de independentistas coincidía con los gobiernos del PP, cuya agresividad molestaba a la ciudadanía catalana, pero los 2 partidos pasaban por caja, los 2 partidos daban concesiones, los 2 partidos cedían potestades, los 2 partidos se tapaban mutuamente sus latrocinios.

Pero el problema de un chantaje no es la perversión del chantaje en sí, el problema es que un chantaje no tiene fecha de caducidad

,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, CONTINUARÁ ……………………….

Cataluña, el laberinto del “necionalismo” II

Cataluña, el laberinto del “necionalismo” III

Comenta con tu Facebook

commentarios